Home  //  Asesinos  //  Henry Desire Landrú

henry-landruEl Moderno Barba Azul

La Policía calculó que había asesinado a 300 mujeres, cifra exagerada. Él nunca confesó su culpabilidad, aunque la verdadera cifra pudiera rondar los 60 asesinatos. Había sufrido varias condenas por fraude y estafa. Decidió utilizar el procedimiento del anuncio matrimonial, lo que era un medio seguro para conquistar a mujeres solas y frustradas. Con su encanto especial las convencía para que le dejasen su fortuna, después las asesinaba en su "Villa Ermitage", donde había pasado la luna de miel con ellas.

En una estufa incineraba sus cuerpos descuartizados aunque nunca se encontraron, sí se hallaron algunos de los enseres de las infelices mujeres. La familia de una de las desaparecidas dio con la identificación de Henry como responsable de su muerte.

Henry nació en el corazón de París en 1869, en la época del can-can, del Moulin Rouge... aquel mundo brillante, romántico y erótico no estaba al alcance del hijo de un fogonero de fundición y una costurera. Su inteligencia le hubiera llevado lejos si hubiera seguido el buen camino pero decidió convertirse en estafador siendo detenido varias veces por pequeños hurtos, lo que le valió tres penas de cárcel.

Su padre, avergonzado por ello, acabaría quitándose la vida más tarde, colgándose de un árbol en el Bois de Boulogne.

landru-2La gran guerra de 1914-1918 le proporcionó la oportunidad de refinar su talento en la estafa, y es que las bajas que a diario se producían en el frente de batalla, aumentaba constantemente el número de viudas; quienes colocaban en los periódicos anuncios matrimoniales. Esta lectura fue para Henry una revelación, pues entendió que un hombre como él, atractivo y joven aún, podía aprovecharse de esta situación. Tenía como objetivo: las mujeres y el dinero.

Desde 1914, Henry publicó en los diarios un anuncio que decía: "Señor serio desea casarse con viuda o mujer incomprendida entre 35-45 años". Y como era de suponer, recibió gran cantidad de cartas que organizó con esmero para estudiarlas y clasificarlas posteriormente. Alquiló una villa aislada en las afueras llamada "Ermitage" y empezó a hacer contacto con las pretendientes. Atento y encantador se ganaba su confianza, especialmente mujeres solitarias, viudas y con algún capital. Después de un breve plazo en el que gozaba de sus encantos, las convencía para que le dejasen sus ahorros. Luego, las mataba, las descuartizaba con una sierra y las quemaba, incinerándolas en el horno de la villa "Ermitage".

Su primera conquista fue la viuda Jeanne Cuchet de 39 años, quien vivía con su hijo de diecisiete. La señora Cuchet tenía la necesidad urgente de afecto y para Henry, -con su exquisita cortesía y su aspecto de caballero- no le fue difícil seducirla. Su primera identidad fue la de Diard, inspector de correos, proveniente de Lille debido a la ocupación alemana. Le pidió matrimonio y además aseguró conseguirle empleo estable al joven Cuchet. Madre e hijo desparecieron sin rastro.

Animado por su primer éxito, Henry repitió la hazaña; llevó a cabo varias aventuras sentimentales simultáneamente. La mayoría de sus "prometidas "eran viudas cuyas edades variaban entre los 45 y 50 años. Ellas, dispuestas a creer en todas las charlatanerías de su futuro esposo, le confiaban sus negocios, joyas, muebles y ahorros después de la "luna de miel" en la villa.

Llevaba una vida casi normal, pues visitaba a sus hijos con frecuencia, mostrándose como padre atento y a su esposa le regalaba joyas de las cuales nunca le explicó su procedencia.

Fue el azar el que permitió que la hermana de la señora Buisson se cruzara con Henry el mismo día que ella presentó la denuncia de desaparición de su hermana. Lo vió salir de una tienda acompañado de una nueva víctima: Fernande Segret. La policía interrogó al comerciante y descubrió que Henry había dejado su tarjeta "Lucien Guillet, 76, rue Roucheouart".

landru-muerte

La policía acudió a su domicilio y descubrió la cocina, el cobertizo donde Henry amontonoba ropa y muebles de sus víctimas. Encontraron osamentas humanas calcinadas pero las pruebas que le inculpaban eran toda la documentación escrita en su libreta, meticulosa información de cada una de sus víctimas con sus gustos, dietas así como los billetes de tren de París a Gambais.

Su proceso duró dos años. El público cambió su preocupación de la reciente guerra por el juicio del hombrecito calvo, barbudo que negaba con calma, bromeaba con cinismo y daba en todo momento muestras de la más delicada cortesía. En su celda recibía obsequios y propuestas por parte de admiradoras. En las elecciones de 1919, cuatro mil franceses propusieron a Henry como candidato.

Acabado el juicio, culpable como sentencia, fue condenado a la máxima pena. El 25 de febrero de 1922 salía del patio de la Prisión de Versalles, descalzo y con camisa hacia la guillotina. Poco después, rodaba su cabeza en el cesto de serrín. Fue condenado "sin pruebas", sólo con pruebas circunstanciales: su cuaderno de notas y el horno donde las incineraba. Años más tarde se hallaron muchos cadáveres hechos trozos en los alrededores de la casa.

Publicidad

Últimas Historias Publicadas

El horno maldito

Esta historia ocurrió en un barrio de Santa Fé capital, más exactamente en una escuela. Estaba entrando al salón de clases cuando alguien mencionó:

¿Dónde esta Gustavo?

Germán

Hola mi nombre es Antonio Cruzaley vivo en la ciudad de Mexicali B.C México lo que me pasó a mi tal vez sea difícil de creer, ya que la mayoría de la gente no cree en esta clase de cosas, por eso es que busqué esta página para poder desahogarme. Espero que les guste mi historia y espero que a ni uno de los lectores le suceda.

Blufreak

Sus ojos eran enormes y vacíos carentes de alma
Su sonrisa gigante casi dolorosa y aquel sonido desgarrador
De aquel hacha cortando la piel de aquella pobre víctima.

Demonio por Xanath Angeles

Siempre me había preguntado que había en el último piso de mi edificio, mas nunca me atrevía a subir.

Una madrugada mientras todos dormían yo no paraba de escuchar pisadas en el piso de arriba lo cual era raro ya que ese piso estaba deshabitado. La curiosidad no me dejaba dormir así que sin dudar me levanté, salí de mi casa y subí las escaleras. Se escuchaba la lluvia caer y el viento soplar.

Los ojos de la muerte (Capítulo 1)

Cristina Argibay Oujo nos envía este primer capítulo de su novela con formato blog titulada "Los ojos de la muerte". Cada sábado publica un nuevo capítulo así que si os gusta no dudéis en visitar su blog.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi