Escalofrio

Votar artículo de cine de terror    

ESCALOFRIO

REPARTO

Padre BILL PAXTON
Adam Meiks MATTHEW MCCONAUGHEY
Agente Wesley Doyle POWERS BOOTHE
Fenton Meiks joven MATT O'LEARY
Sheriff Smalls LUKE ASKEW
Adam Meiks joven JEREMY SUMPTER
Agente Griffin Hull DERK CHEETWOOD


TRAILER

Ver trailer de la película escalofrío

SINOPSIS

Estamos en 1979 y los hermanos Meiks, Fenton, de doce años y Adam, de nueve, mantienen una idílica relación con su padre, un hombre amable y sensible que todavía se está recuperando de la muerte de su amada esposa. Los chicos son felices y se sienten seguros, hasta que de repente un inexplicable giro de los acontecimientos cambia sus vidas para siempre. Su padre les anuncia que le ha visitado un ángel que le ha encomendado una misión divina. Dios le ha elegido a él y a sus hijos para destruir a los demonios que tienen una apariencia de hombres y mujeres normales. El ángel les proporcionará una lista de nombres. Los Meiks deben encontrar a estos demonios y "eliminarlos".

Mientras que el joven Adam se muestra entusiasmado por la misión familiar y afirma compartir las visiones de su padre de justicia divina, Fenton empieza a creer que su padre está loco y se debate entre su amor por su familia y su convencimiento de que debe detener su plan diabólico. Profundamente afectados por sus experiencias, Fenton y Adam desarrollan ideas extremas sobre el bien y el mal, ideas que les conducen a destinos espantosos e imprevisibles.


ACERCA DE LA PRODUCCION DE ESCALOFRIO

Se trata de una película potente, provocadora y terrible sobre la fe, la inocencia perdida y, en ocasiones, la naturaleza indistinguible de lo bueno y lo malo en el mundo contemporáneo ESCALOFRÍO es un thriller psicológico ingeniosamente construido que combina el relato de una historia magistral con temas ambiciosos y perturbadores. En ESCALOFRÍO, el destacado debut en la dirección del aclamado actor Bill Paxton, que también interpreta el papel central en la película, se plasma la destrucción de una familia del sur que una vez fue idílica, un padre y sus dos hijos pequeños, que se ponen a prueba de una forma extrema e imprevista. Paxton recurre a un competente reparto, que incluye a Matthew McConaughey, Powers Boothe, y los recién llegados Matthew O'Leary y Jeremy Sumpter, y su equipo, incluyendo al galardonado cámara Bill Butler, para crear un mundo clásico de Hitchcock, que es rico en atmósfera, suspense y sorpresas. Escrita por Brent Hanley y producida por David Kirschner y David Blocker, ESCALOFRÍO es una producción de Lions Gate presentada en España por FILMAX.

El guión de ESCALOFRÍO es una obra maestra en cuanto al relato de la historia. Parte thriller y parte misterio, la trama es totalmente original en su forma de construcción y su sorprendente final. "El guión de Brent Hanley es una auténtica revelación", afirma el productor David Kirschner. "Una de las cualidades indicativas de su excelente narración es que en cada lectura se obtiene más de ella". ESCALOFRÍO posee ese tipo de complejidad de trama y tema.

El propio título original hace referencia a la fragilidad de la percepción humana. El guionista Brent Hanley recurrió a las películas, novelas e incluso música clásicas para encontrar inspiración. "Vi muchas películas de Hitchcock cuando escribí ESCALOFRÍO," explica Hanley. "Vi 'La Noche del Cazador' y escuché música de Leonard Cohen. ESCALOFRÍO hace incluso referencias a la Biblia, ofreciendo una visión moderna de "La Historia de Isaac" y elementos del Antiguo Testamento".

El guión de Hanley impresionó enormemente a Bill Paxton, un actor muy conocido por sus interpretaciones en películas como TWISTER, TITANIC, APOLO 13 o UN PLAN SENCILLO. Paxton describe ESCALOFRÍO como "una película en la gran tradición de Alfred Hitchcock o Robert Aldrich. Es una película que implica cosas muy, muy oscuras". Intrigado por los complejos temas del guión y el agudo enfoque de la narración, Paxton quiso tener una implicación mayor que únicamente la del papel del padre de familia. Paxton comenzó su carrera cinematográfica como ayudante de Roger Corman y siempre se ha sentido cómodo detrás de la cámara. Cuanto más pensaba en ESCALOFRÍO, más convencido estaba de que había encontrado el proyecto perfecto para su debut como director. "Es compleja. Es un thriller negro y gótico original, que tiene como escenario el este de Texas", explica Paxton. "Conocía el paisaje. Conocía los personajes. Conocía los parámetros de este tipo de historia por mi trabajo en UN PLAN SENCILLO, UN PASO EN FALSO y TRAVELLER. Aprendí mucho trabajando con directores como Sam Raimi. Y pensé que podía hacerlo".

Paxton tomó su decisión de dirigir ESCALOFRÍO en parte porque se sentía un poco incómodo pensando que podía ser dirigido por otro en este papel tan controvertido. "Estaba un poco nervioso por la responsabilidad de interpretar el papel del padre", admite. "Estaba preocupado por la posibilidad de que un director malicioso tomara este material y lo hiciera víctima del sensacionalismo sólo para impactar al público. Y esto, en mi opinión, no hubiera hecho justicia al guión". Lejos del sensacionalismo, la interpretación de Paxton de ESCALOFRÍO es muy clásica. "Mi visión de esta historia ha sido siempre que era un guión muy agudo, que pulsa un montón de botones, especialmente porque participan niños. Pero, creo que esa es exactamente la razón para darle un enfoque real, del viejo Hollywood, donde toda la oscuridad está implícita en lugar de ser explícita. Escuchamos un golpe o un grito, pero nunca vemos una gota de sangre", explica Paxton. Su enfoque cuidadoso e imaginativo para dramatizar los momentos intensos y potencialmente impactantes de ESCALOFRÍO elevan el material, haciendo que la película sea un relato memorable de suspense y de terror.

El inspirado reparto es un elemento fundamental del éxito de ESCALOFRÍO. Paxton interpreta al padre con tal fuerza, convicción y humanidad que incluso cuando el personaje se hace más y más extremo, sigue siendo creíble y conmovedor. Existe una ambigüedad fundamental en su papel. "Es una gran figura paterna", añade Paxton, "a pesar de que se vuelve muy diabólico", una de las características que Paxton piensa que hace tan interesante este papel.

Los otros miembros del reparto de ESCALOFRÍO se enfrentan a los mismos retos que Paxton y alcanzan el mismo nivel de cumplimiento. Matthew McConaughey, al que se le vio más recientemente en un papel más ligero, como el protagonista romántico oponente de Jennifer Lopez en PLANES DE BODA, efectúa una narración extraordinaria a lo largo de la historia, cuando la película retrocede en el tiempo hasta su niñez. Su relato de las extrañas y terribles experiencias con su padre y su hermano es intenso y apremiante. "El logro de McConaughey en su papel central y ambiguo es relatar esta complicada historia de forma que capte a la audiencia y haga que piensen. Al mismo tiempo, crea un sentido de miedo y ansiedad con su voz", manifiesta Paxton.

McConaughey explica que se sintió atraído por el extraordinario papel de Fenton Meiks por varios motivos. "Realmente me encantó la historia. Es una película de terror gótica clásica y disfruté intentando algo un poco más oscuro. ESCALOFRÍO es mi estilo de miedo; una historia muy humana sobre alguien que toma algo literalmente y hace algo por amor a la justicia, y esta es la parte interesante de la mente humana".

En el papel del Agente del FBI Doyle, Powers Boothe aporta una gran experiencia y un gran dinamismo a la producción, "Powers Boothe es un actor que admiro mucho" afirma Paxton. Actor veterano con numerosas interpretaciones destacables, Boothe se sintió inmediatamente atraído por el proyecto debido a su guión de gran originalidad y el increíble reparto y equipo que había montado Paxton. Al describir la historia, Boothe comenta, "pienso que cada personaje de la película describiría ESCALOFRÍO de manera diferente. Para mi, es un thriller, pero esto es describirla de una manera muy simple. La película es mucho más compleja que eso. Y realmente, como actor, cuando tienes un texto tan real como este guión, con algunas palabras que estimulan tu intelecto y emociones al mismo tiempo, es bastante raro".

Realizar la selección para los papeles de Fenton y Adam jóvenes presentó un enorme reto. Estos personajes sometidos a desarrollos horribles en sus jóvenes vidas, necesitaban irradiar inocencia y vulnerabilidad al tiempo que tenían que ser completamente creíbles. "El personaje de Fenton joven tenía que llevar el peso de la película y dar consistencia al reparto, por lo que nos tomamos la selección muy en serio y efectuamos una gran búsqueda. Afortunadamente, encontramos a un muchacho de 13 años llamado Matthew O'Leary para interpretar el papel de Fenton joven. Encantó a todo el mundo", recuerda Paxton. Matthew O'Leary estaba emocionado por el hecho de trabajar en ESCALOFRÍO. "Realmente me gustó el guión, era una película divertida en la que trabajar. Aprendí mucho, especialmente de Bill Paxton," manifiesta O'Leary.

El productor David Kirschner elogia tanto a O'Leary como a Jeremy Sumpter, afirmando "No creo que hubiera estado más orgulloso de dos chicos que los de esta película. Realmente tuvieron que ir al infierno y volver en un par de escenas y lo hicieron maravillosamente". Kirschner también expresa una gran admiración por la forma en la que el director Bill Paxton trabajó con estos jóvenes actores. "Había momentos en los que los tenía atados muy cortos y otros en los que bromeaba con ellos", recuerda Kirschner. "Realmente sabía cómo equilibrar lo que estaba pasando. Bill charló con los muchachos, llevándolos al punto en el que él veía la escena, aunque no se imponía nunca a sí mismo como actor. Siempre les animaba a aportar algo de si mismos . Resultó realmente fascinante de ver".

Producción con un presupuesto relativamente modesto, ESCALOFRÍO requirió un programa de filmación de treinta y siete días y consiguió satisfactoriamente plasmar el aspecto de una pequeña ciudad de Texas utilizando emplazamientos únicos en West Covina, Sylmar, Sun Valley e incluso lugares de Los Angeles. "Deseaba una imagen desolada y limpia, como una pintura de Edward Hopper. Puedes obtener todo esto en L.A. Y trabajando en Hollywood tenía acceso a un equipo increíble" manifiesta Paxton. Uno de los lugares más intrigantes fue una vieja gasolinera Phillips 66 en West Covina. "Estábamos entusiasmados por haber encontrado esta magnífica vieja gasolinera, diseñada por Frank Lloyd Wright, como el fondo perfecto para este thriller gótico del sur" recuerda Kirschner. Paxton confió en el artista David Ivie para que le ayudara a conseguir el aspecto que deseaba. Describiendo las pinturas de Ivie como "pequeñas narraciones", Paxton animó a Ivie a colaborar en los guiones con él para crear un diseño exclusivo para ESCALOFRÍO.

"David realmente me proporcionó una visión original. Yo hacía algunos de los bocetos y después David obtenía algo más que un dibujo acabado. Deseaba que el mundo que se reflejaba en la película fuera muy bello, aunque se convirtiera en muy horroroso. El trabajo de David Ivie expresa esto", explica Paxton, que también reconoce al cámara Bill Butler sus contribuciones a las sorprendentes imágenes de ESCALOFRÍO.

"Estaba entusiasmado cuando Bill Butler, que era el cámara de películas clásicas como TIBURÓN y LA CONVERSACIÓN, se incorporó a ESCALOFRÍO como director de fotografía. Y realmente exploté sus conocimientos. Siempre le estaba preguntando: "¿cómo harías esta toma?" y "¿cómo interpretarías esto?" recuerda Paxton. El respeto fue mutuo, explica Bill Butler recordando sus conversaciones iniciales con Paxton sobre el guión. "Me gustó la dirección que deseaba tomar y me inspiró a compartir su visión. Fue una gran colaboración".

ESCALOFRÍO revela un paisaje rural del sur de granjas, moteles ruinosos y comisarías de policía de ciudades pequeñas. Bill Butler trabajó estrechamente con Paxton en las imágenes de ESCALOFRÍO, creando un fondo de colores apagados y neutros en los que los personajes realmente resaltaban. "En lo que respecta al tipo de escenarios que utilizamos, la historia tiene una esencia tipo BONNY & CLYDE", afirma Paxton.

Paxton resume las intenciones del equipo de dirección diciendo: "Es una magnífica historia con unos personajes magníficos y un suspense increíble, dado que inviertes mucho en este joven adolescente y en lo que hace, lo que ve y de qué intenta escapar". Para Kirschner, ESCALOFRÍO plantea preguntas importantes sobre la viabilidad de la fe en el mundo moderno. "Actualmente, si alguien dice "Dios ha hablado conmigo", creemos que está loco, dice. "Sin embargo, el Antiguo Testamento se basa en las conversaciones de Dios con Moisés. Deseamos creer que pasó eso entonces, pero no podemos aceptar que pueda ocurrir hoy. Esto es lo que resulta tan fascinante sobre ESCALOFRÍO. Sugiere que lo imposible es posible".

"Realmente deseaba realizar una película encantada", revela Paxton. "ESCALOFRÍO es de miedo y de suspense. Pero es más que eso, la película tiene una belleza encantada. Se ha inspirado en películas como LA NOCHE DEL CAZADOR, PSICOSIS y CANCIÓN DE CUNA PARA UN CADÁVER, thrillers realizados con el clásico enfoque de Hollywood. Nos hemos convertido en una sociedad de consumo insensibilizada frente a la violencia. Pero la imaginación y lo que implica es mucho más potente que el gore explícito. ESCALOFRÍO le asustará, seguro, pero con un gran giro".

El Principio de una Visión

"Y el sexto ángel tocó la trompeta. Y oí una voz que salía de las cuatro esquinas del altar de oro que está delante de Dios y que decía al sexto ángel que tenía la trompeta: "Suelta a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Eúfrates". Fueron soltados los cuatro ángeles que estaban preparados para aquella hora y día y mes y año, para que mataran a la tercera parte de los hombres". Apocalipsis, 9 (13-16)

Un padre tuvo una visión. Veía un mundo limpio de almas impuras, de seres viles y corruptos, de seres deformes de ojos amarillentos y dientes afilados. Tenía una misión, la misión de un Dios vengativo que le pedía ser su siervo en momentos de profunda necesidad, de agónico cambio hacia el mundo de Babilonia. Pero él no era un hombre fuerte, tenía sus debilidades, sus miedos, sus dudas, y tenía... tenía dos hijos que mantener, una casa, y una mujer que desapareció de su vida hace mucho tiempo, tanto y a la vez tan poco... parecía ayer.

Pero era Dios, el Dios creador de todo, de su vida, de la de sus hijos, de los alimentos que cultivaba en su tierra y de los que comía en su mesa. ¿Cómo podía imponerse a los designios de aquel ser al que amaba más en este mundo? Por un breve momento tuvo miedo. Pero sentía el poder de Dios jugando con su cuerpo, eliminando sus miedos y sus dudas, su pánico, y su terror. Debía de ser el arma de Dios, vengar al mundo de seres que escapaban a la justicia divina. Lo tenía claro.>/

Pero Fenton no pensaba igual. Cómo podía decir eso su padre. De la noche a la mañana su semblante de sobriedad, de raciocinio, de responsabilidad, se había apartado para dar paso a una mirada perdida, volátil, tal vez loca. ¿Estaba su padre loco? Definitivamente lo estaba, y quería llevarle a él y a su hermano a la locura. Lo tenía claro.

Bill Paxton lo tenía muy claro. Debía de dirigir después de trabajar con los mejores, con James Cameron o con Sam Raimi, directores, y sobre todo amigos del actor. Juntos habían participado en Un plan Sencillo, Aliens, Mentiras Arriesgadas o Titanic, y se supone que horas y horas de espera, de ayuda para preparar el set, o las charlas con los diferentes directores habían sido su mejor academia de cine.

Pero todo debut es difícil, y más en la dirección por parte de un actor. La historia debía de ser muy buena, pues la dirección de actores era algo que llevaría fácilmente, de hecho él era un actor. La dirección también era complicada, pero había aprendido mucho de Sam en aquella película de verdades y mentiras sobre un plan no tan sencillo.

Lo que más importaba sería el guión. Pero menudo guión.

¿Alguna vez habéis estado en tensión a lo largo de una película, esperando que el desenlace tenga los bastantes bemoles para no caer en la típica historia de buenos y malos? Yo muchas veces, y casi siempre he caído desilusionado ante la concesión de la película a requerimientos de la producción, vamos, en finales puramente comerciales.

Escalofrío no es el caso. Escalofrío cumplió mis más mezquinos pensamientos, mis más retorcidas ilusiones de que el final puede ser tan malvado, que toda la filmación ha sido una tomadura de pelo al espectador, siguiendo las reglas vertidas por la gran "Sospechosos Habituales" de Brian Synger, o "Identity" de James Mangold.

Escalofrío es un relato rural de gente normal con misiones sobrenaturales que rozan la esquizofrenia más alarmante. Para ello Bill Paxton parece no haberse encontrado dubitativo en ningún momento, activando la maquinaria sin importar que su guión no fuese "arquetípico", más bien todo lo contrario, y aún menos que fuese un guión que destrozaba ciertas normas éticas de comportamiento. Tal vez en España nos resulte poco arriesgada esta película, pero en un país donde la religión fundamentalista alcanza algunas veces sentimientos de secta, un guión donde los asesinatos están permitidos y ocultos gracias a la benigna mano de Dios, es una bomba que puede estallar en cualquier momento, y más en las manos de un debutante.

Pero el grupo de profesionales que forman parte de esta película ha sabido vender perfectamente esta película como un retrato de una familia disfuncional, donde el padre se entrega a la locura y sus hijos son arrastrados a un abismo vertiginoso. No más lejos de lo que cuenta la película.

Así, Paxton utiliza la cámara como si de un Raimi se tratase en muchas de sus escenas, muchas de ellas de una truculencia contenida, encontrándose en esa sutilidad su mejor arma: una furia desgarrada y bastante maliciosa. Qué bueno que los malvados críticos no entienden de metáforas, pues Paxton le entrega una detrás de otra.

Las escenas de cementerios, con una iluminación perfecta, y unos planos inclinados propios del mejor Raimi (ver Army of Darkness), chocan con la benevolencia de un padre que trata a sus hijos con el mayor cariño del mundo, eso sí, cansado de que su hijo mayor no vea la maldad en los rostros de sus víctimas, ni a Dios en cada movimiento que hace su padre.

Paxton da un giro realista a la historia, y plantea un tema a todas luces fantástico en los cimientos de una cotidianedad humana que asusta. Escalofrío es el reflejo exhaustivo de lo que pasaría en nuestra vida si Dios nos pidiera más de lo que nosotros o la sociedad pudiera dar.


Autor: Pasarmiedo.com

Recomienda este artículo de CINE DE TERROR a un amigo...

Recomendar artículos de parapsicologia.         Añadir PasarMiedo.com a tus favoritos.