Home  //  Historias  //  Historias de Asesinos

Historias de Asesinos

Las primeras crónicas criminales sobre depredadores de víctimas nos llegan ya desde la edad media y todavía hoy no sabemos si el criminal nace o se hace.

Hasta que la criminología y la criminalística den una respuesta, todavía no conocemos las variables que posiblemente el medio social acaba convirtiéndose en la fértil tierra donde crece la simiente del mal.
Los criminales sólo se pueden estudiar una vez han cometido sus crímenes, cuando no hay vuelta atrás. Desde ese instante se empieza a examinar y catalogar a que especie de depredador pertenece el criminal, si a un sádico, un psicópata perverso, o a un determinado tipo de asesino serial o esporádico.

¿Será posible dejar de alimentar la semilla para prevenir el horror fatal y definitivo?.

Hasta ese momento cualquiera puede ser un asesino en potencia, de pronto tu vecino, o cualquier individuo que anda por la calle puede sentir un estallido de venganza por opresión o después de una profunda depresión.

El comportamiento humano es y será siempre impredecible. Os invitamos a que os adentréis en las tinieblas de la mente humana y donde todo lo aparentemente normal y tranquilo de pronto, se convierte en horror.

En la noche, sentada en la silla de mimbre, María Lugo, creyó oír una moto, entonada y ruidosa corriendo en dirección al callejón. Aquel estruendo le hizo pensar en su propia suerte. Se levantó lentamente y entró en el cuarto. Y con un gesto firme, en el que se dejaba ver, sin embargo, cierto miedo, busco el arma en la gaveta.

Llovía, como suele llover en Madrid en noviembre. Y pasaba lo que suele pasar en Madrid cuando llueve. Cuando las tres primeras gotas de agua llegan al asfalto al noventa por ciento de los conductores se les olvida cómo se conduce, provocando así los engorrosos atascos.

Jo, tía, ha sido una noche increíble... si, también estaba... claro es lo que yo le dije... al final si... ja ja ja... oye que te dejo que vamos a entrar en un túnel... ¿oye?. Es lo malo del metro, que no tiene cobertura.

Luz, oscuridad, luz, ozcuridad... Era todo lo que mis parpados entre abiertos podían distinguir y unas siluetas a mi alrededor que iban y venian....luego....solo oscuridad......

Se llamaba Marlene, (o al menos con ese nombre se presentaba).Aquella noche, se acercaba como siempre, con su andar lento y sensual, al bar del "club para hombres" en el que ejercía "el oficio mas viejo del mundo".

El día que empezó todo no había desayunado y por eso decidí saltarme una clase. Los bocadillos de tortilla de la universidad eran absolutamente sublimes, y como soy de buen comer, me compré dos. Bien, mis hacendosos compañeros de clase no quisieron perderse la interesante clase de "Teoría de la literatura" así que acabé yo sola sentada bajo un árbol comiendo y contemplando el paisaje.

Antonio no podía concentrarse en los documentos que su secretaría le había dejado amontonados sobre la carpeta de cuero que protegía su escritorio. Eran cerca de las diez de la noche cuando iluminado por la tenue luz de su pequeño flexo plateado, revisaba la pequeña montaña de contratos y facturas, teniendo que releer cada uno de ellos más de dos veces.

Cuando Lorena tenía 13 años solía reunirse con sus amigas del colegio y les contaba historias de terror. Le encantaban las historias de miedo y estaba bien informada, de modo que se reunían en un banco de un parque cercano al colegio y todas escuchaban atentas los relatos de Lorena.

Clara Soler estaba adormecida en la cama observando la delicada bailarina que bailaba sobre su propio eje, dentro de la caja de música que había conectado momentos antes. Reliquia mecánica que había sido un regalo por su cumpleaños y que lo recibió, hace un par de días, de una madre sonriente y de un padre refunfuñón, que aceptó, no sin reticencias.

Son las 2 de la mañana, unos ruidos me acaban de despertar, tengo miedo de levantarme pero aun asi me intriga saber quien o que esta provocando aquellos ruidos.

Por las noches, cuando todos en casa duermen, los perros aúllan a sus horribles visiones y el silencio entona una melodía ambigua de greda sinfonía. En mi closet se escuchan sonidos, como si alguien tratara de abrirlo, como si alguien viviera dentro de él, pero sólo por las noches.

El joven pau presenta su guión en una nueva productora, ya a perdido la cuenta de tantas productoras y prácticamente se encuentra casi con su ultima oportunidad. Después de dejar sus estudios, su casa y su familia, por su gran sueño de alcanzar fama dentro del cine de terror es realmente desalentador un futuro que solo le ofrece realizar pequeños cortometrajes de encargo, que apenas le dan para pagarse el alquiler de un ruinoso apartamento.

¡Maldito trazo irreverente!, la expresión de un ser humano carcomida por la inestabilidad y el rezago. El delirio de esa ansiosa o destructiva manía de pensar consumía la vida de mi preciado amigo C. Canterry, un farsante, un apostador, embelesado por el whisky, junto a los aires grotescos de carnaval.

Se despertó cuando sonó la alarma del reloj, pero se quedó en la cama después de haberla parado, repasando cuidadosamente los planes para el asesinato que cometería esa noche. Todos los detalles habían recibido una cuidadosa atención; esto sería el repaso final.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi