Home  //  Historias  //  Historias de Fantasía  //  El Árbol de La Soledad

Allí se encontraba Àgatha,cada día mas alta, cómo ramificada al suelo, mirándolo tan fijamente a aquel gran árbol situado en medio de la verde colina, aquél sauce llorón.
Todo comenzó el 15 de Febrero de 1985 cuando decidió mudarse a las afueras, Ágatha era una mujer como tantas hay en el mundo; pero sin duda solo la presencia de ella dejaba a cualquier hombre atónito.

Una mujer de la que nadie escapa de sus encantos, nisiquiera un árbol, por mas extraño que suene. Ni bien llego a su nueva casona,típica construcción vieja y grande, algo deteriorada pero podía pintarse ese no era problema, comparado con los sucesos extraños que no iban a tardar mucho en llegar, noto mucha paz, demasiada quizás...algo inquietante.
Y algo que era imposible fingir que no estaba, era aquel titán de madera con hojas y ramas caidas, tan emanante de dolor y tristeza y hasta pudo llegar a pensar que por momentos se sentía observada. Pero quizás solo se sentía así por tanta calma y soledad, nada grave con el tiempo se acostumbraría. Su primera noche allí la paso algo desvelada tomando y tomando taza tras taza de café, se sentó frente a la ventana a contemplar la oscura noche pero con esa luna radiante que anima a cualquier ser...
Sin embargo...algo faltaba,se pregunto a si misma:
Sobre esa colina no había un sauce?
Tome demasiado café, que imaginación loca. Mejor voy a descansar.
Y así paso la noche hasta q cada estrella desapareció y la oscuridad se transformó repentinamente en un claro amanecer.
Al día siguiente al levantarse, estaba todo normal,con cada detalle igual,sabía que solo fué su imaginación..pero...y si nó?Si tan incomoda y sola iba a estar en esa casona,porque no irse? Porque había algo, mas fuerte que ella que la anhelaba y la controlaba a gusto para que se quede con "EL".
Pasado el mes de residencia en el lugar Ágatha ya se había leido cada libro bajo el árbol y luego de leer dormía largas siestas...cada vez mas largas..el árbol parecia protegerla de sus miedos y sus inquietudes, ella le hablaba, le contaba historias,como si el árbol fuese su único amigo en el planeta.
Una tarde como todas las demás cayó en un profundo sueño, bueno..pesadilla...intento despertarse pero había algo que le estaba apretando los ojos sin oportunidad de abrirlos, ella se quiso soltar y al intentarlo se clavo varias astillas..ACASO ERAN RAICES?!?!?!Logró soltarse y abrió sus celestes ojos,y estaba todo tranquilo, en el atardecer naranja no había nada fuera de lugar,que raro...pensó..pero ya no era hora de conservar la calma simulando que nada pasaba,era obvio ese árbol la perseguía en sus sueños,la atormentaba en las pesadillas quizás por amor,quizas por odio o quizás por la insoportable soledad. Qué sentido tenia llegar a esa conclusión? la mujer se estaba volviendo loca cada vez consumida mas y mas por la confusión y la floja cuerda que quedaba entre lo real y lo irreal. Siempre que miraba hacia el árbol, un escalofrió le recorría por la espalda..se acerco a el,se arrodillo y luego grito..
Que quieres de mi? que es lo que estas buscando?
Como era de esperarse, el árbol estaba inmóvil y sin emitir un sonido.
Allí arodillada se sentía exrañamente cómoda casi como si le fuese difícil erguirse, sintiendo amor incondicional por la quietud..aferrandose al suelo cada vez mas..hasta que ella y la naturaleza se hicieron uno.
Ni la familia, ni sus amigos, ni nadie supo jamás sobre ella.
Unos meses después, una familia que buscaba donde vacacionar alquilo esa gran casa en donde se podía presentir una gran calma calida y era imposible no mirar hacia esos dos grandes sauces llorones que yacían en la cima de la colina.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi