Home  //  Historias  //  Historias de Fantasía  //  Duendes de la barranca

Ramón regresaba a su rancho por la barranca; acostumbraba esa ruta para acortar el camino, aunque muy pocos lo hacían pues, se decía que cosas raras sucedían en ese lugar. La más conocida era que... Había duendes. Ramón ni siquiera pensó en eso cuando descendía el sinuoso y angosto camino a lomo de caballo; allá en el fondo se veía el lecho seco y arenoso con grandes y frondosos árboles en la rivera, algunos mostraban una maraña de raíces producto de las grandes crecientes, que furiosas bajaban de la montaña en tiempo de lluvias arrastrando todo a su paso.

El sol caía a plomo a esa hora del día; ahora ya su caballo se desplazaba perezosamente por la veredita del meandro. Aunque los árboles frondosos abundaban, su objetivo para sestear un poco era aquella enorme higuera que se encontraba mas adelante, siempre la procuraba por la frescura de su amplia sombra. Sintió una agradable sensación cuando estuvo bajo sus enormes ramas y su inmenso follaje; amarró su caballo con cuerda holgada para que pudiese mordisquear la fresca hierba, que la mantenía así el arroyuelo de cristalinas aguas que cantarín bajaba de los cercanos peñascos donde nacía, pasando enseguida por debajo de las gruesas raíces del gigante, formando así en la base de su tallo una gran concavidad.
Con la cantimplora en la mano se sentó en su piedra favorita, se quitó el sombrero y degustó un prolongado trago de agua; echó un vistazo al entorno, realmente era un lugar muy agradable, no se explicaba porque la gente temía esos parajes tan bonitos. Se dio cuenta que casi se acabó el agua, por lo que se paró y se dirigió al arroyito para reponerla. Cuando lo hacía fue que escucho aquellas risillas; quizá se lo imaginó pensó, o tal vez confundió el trinar de algunos pájaros y el graznar de otros que en gran numero habitaban bulliciosos en el follaje. Regresó a sentarse y ahora oyó mas claras aquellas risitas, alguien se reía, parecían de niños pero... ¿Niños en aquel lugar?... Ni pensarlo, que raro, figuraciones mías, se dijo.
Convencido de esto último, siguió disfrutando del lugar y el momento. De pronto sintió en la espalda un agudo pinchazo, luego otro y otro, en seguida las burlonas risas se multiplicaron. Ramón se puso de pie con sobresalto escudriñando con la mirada su alrededor, no vio nada, todo lo envolvió un extraño silencio en que solo se escuchaba la pequeña turbulencia del arroyo. Aunque intrigado trató de serenarse, tal vez lo imaginó pero, sentía el ardor en la espalda y esto era real. Echando un último vistazo para todos lados dio otro sorbo de agua a su cantimplora, lo mejor sería reanudar su camino pensó; el sol en lo alto comenzaba a declinar.
Estaba a punto de volver a ponerse de pie cuando, los extraños pinchazos le llovieron por todo el cuerpo. Ahora si vio claramente de que se trataba; alguien desde los arbustos cercanos a las enormes raíces de la higuera, le estaban lanzando piedritas como pequeños aguijones. Con quemante curiosidad se encaminó hacia ese lugar y ya con coraje aparto con brusquedad la maleza; lo que vio lo dejo sin habla, decenas de pequeños seres como de veinte centímetros de altura, con cerbatanas de tallos eran los que lo bombardeaban. Estos al verse sorprendidos, con increíble agilidad se escabulleron escondiéndose, al tiempo que se reían de aquella broma de mal gusto.
Ramón estaba estupefacto ante esos increíbles seres de estrambótico vestir llenos de colorido, solo atino a pronunciar atónito ___ ¡Duendes!___ Seguidamente, desde diferentes posiciones, redoblaron el ataque aquellas fantásticas criaturas que al parecer, solo querían jugar. Quiso huir dando la media vuelta pero, sintió entonces que se empezaba a entumir, el cuerpo le pesaba, los ojos se le cerraban y como en una pesadilla lentamente se desplomó. Estaba inmóvil boca arriba, aun no perdía la conciencia cuando vio como aquellos diablillos salían de sus escondites y cautelosos se acercaban poco a poco, ahora se daba cuenta, algunos de los pinchazos seguramente no eran piedritas, sino dardos somníferos, lo habían cazado, el intenso sueño lo vencía rápidamente y, ya no supo más.
Abrió los ojos lentamente saliendo de su inconsciencia, le pesaban los párpados el cuerpo le dolía; allá, en las alturas, la luna brillaba con tanta intensidad que hasta le lastimaba la vista, el cielo tachonado de estrellas estaba en todo su esplendor. Trató de recordar, si, lo último fue que aquellos minúsculos hombrecillos se le acercaban cautelosos ¿qué hora será? Pensó, seguramente es la madrugada, se quiso mover y no pudo; con gran asombro descubrió entonces que estaba atado a cuatro estacas clavadas en el suelo. Tensó los músculos he hizo grandes esfuerzos para soltarse pero, todo en vano, lo habían amarrado fuertemente con lianas de bejucos; aquellos seres de los cuentos eran expertos, ahora comprobaba que existían realmente y recordó lo que decía la gente, les encanta jugar bromas y esta parecía ser una de ellas.
No supo cuanto tiempo pasó, nuevamente estaba entumido pero ahora de cansancio y además el frío era intenso. Las primeras luces del alba comenzaron a clarear, luego los tiernos rayos del sol y la gran algarabía de los pájaros, la nueva mañana lo sorprendió impotente. Entonces se animó a gritar a todo pulmón... ___¡Auxiliooooo! ¡Socorrooooo! ¡Auxiliooooo!___ Y así siguió gritando, hasta que escuchó una cabalgadura que se acercaba . Sintió alivió cuando se dio cuenta que era un lechero que venía de ordeñar, este se le quedó viendo y no necesitó explicaciones; levantó un poco el sombrero para rascarse y tranquilamente le dijo... ___¡Otro mas que le juegan una broma los duendes!... ¡Epa amigo! ... ¡De seguro se sentó a sestear a la sombra de la higuera!... ¡Algunos no creen en los duendes, pero en esta barranca hay muchos, y son rete juguetones! ... ¡Déle gracias a Dios que yo diario paso por aquí muy temprano amigo! ... ¡Ahorita lo desato...

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi