Home  //  Historias  //  Historias de Fantasía  //  La casa del lago de piedra

Era una fría tarde de invierno, y parecía que el primer rayo del mes iba a caer sobre la Tierra. Seth, como todas aquellas tardes, estaba sentado junto a la ventana de su habitación, leyendo un libro de terror y, observando como la lluvia caía sobre el Lago de Piedra. A Seth, aunque no sabía por qué, le encantaba sentarse junto a la ventana de su habitación a leer un libro los días de tormenta.

 

Seth era un niño de doce años, de estatura media y con pocos amigos,
dado a que hace un mes que se había mudado a el pueblo donde nació su
madre aquel misterioso lugar. Su único amigo de aquel pueblo era un chico
llamado Yuri Dikensen. Yuri era un niño de su misma estatura, rubio y de ojos
azules procedente de Polonia. Yuri no era muy amistoso y, al igual que Seth se
había mudado allí hace unos meses. Yuri era así desde la pérdida de su
madre..

El extraño pueblo donde Seth y el resto de su familia se habían mudado,
era un pueblo pequeño al suroeste de Rusia. Los habitantes de aquel pueblo
eran personas aisladas y distantes, por la creencia en las leyendas, que ellos
habían inventado. Aquella leyenda contaba que todo aquel que entraban la
casa del Lago de Piedra empezaba a formar parte de las estatuas de su jardín.
Seth nunca creyó esa leyenda, aunque su abuelo se la contaba desde que
tenía cinco años. Su abuelo había desaparecido hace un mes por eso Seth y
su familia se habían mudado allí, a la antigua casa de su abuelo. Seth siempre
había creído que su abuelo enloqueció y decidió desaparecer, hasta que su
padre le dijo que habían encontrado el cuerpo de su abuelo junto a la casa de
el Lago de Piedra. Entonces, Seth empezó a creer esa leyenda.

Estaba todo oscuro. Seth no podía ni ver ni oír nada. De repente Seth
comenzó a oír una voz que le llamaba. Comenzó acorrer en la dirección desde
donde venía la voz, y al poco rato comenzó a ver algo de luz. Cuando se quiso
dar cuenta Seth estaba en la casa del lago de piedra. Aquel jardín estaba lleno
de estatuas, que se encontraban tapándose la cara con las manos. Entre todas
ellas reconoció una que le resultaba familiar. Era su abuelo Seth notó como el
pulso se le aceleraba y... Seth despertó sudando.

Seth estaba en su habitación. Todo había sido un sueño.

Seth dijo su madre baja a desayunar.

Ya voy dijo Seth con un hilo de voz.

Seth bajó a desayunar. Su hermano estaba comiendo como loco una
tostada con mantequilla de cacahuete.

Yuri ha llamado y ha dicho que te vendrá a buscar dentro de una hora, dijo
su madre.
Yuri era muy puntual así que podía llegar en cualquier momento. Seth
desayunó corriendo y subió las escaleras hacia su habitación para vestirse.
Hoy Yuri y él iban a entrar en la casa del lago de piedra.
El timbre sonó. Era Yuri. Seth cogió su mochila, y bajó corriendo las
escaleras. Cuando llegó abajo vio a Yuri con una mochila y un bastón enorme.
Seth salió de casa y emprendieron la marcha.
Estaban caminando por el bosque, y nadie había dicho una palara en
todo el viaje. Seth llevaba todo el camino preguntándose que habría hay
dentro. Pasados unos minutos divisaron la casa del lago de piedra.

Vamos corre dijo Yuri
Seth corrió detrás de él adentrándose en la casa del lago de piedra.

Seth observó las estatuas en la misma postura en la que se encontraban
en su sueño se quedó un rato observándolas. Seth se dio la vuelta y, cuando
volvió a mirar las estatuas vio que ya no estaban en la misma postura.

¡Las estatuas se están moviendo! gritó Seth.
Yuri ante el miedo que le invadía miró a una de las estatuas a los ojos, y
notó como su mano se le petrificaba.

Seth salió de allí corriendo, y cuando es taba fuera vio como su mejor
amigo se petrificaba ante sus ojos. Y, allí yacerá por siempre, enterrado en la
roca Yuri Dikensen ¿O no?.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi