Home  //  Historias  //  Historias de Fantasía

Historias de Fantasía

Relatos fantásticos en mundo imaginarios, dragones, elfos y seres que pertenecen al mundo de la imaginación y el folclore.

Momentáneamente, el aislado cuarto sin ventanas quedó envuelto en la penumbra a causa de una violenta variación en el voltaje. Un clic metálico se escuchó de pronto, y una nube de color verdoso brillo bajo la pálida luz de una lámpara de escritorio. Roger Krankeit sonrío complacido; no tenía fuerzas para más.

Fue en el sucio escaparate de una oscura y ruinosa tienda donde lo vi por primera vez. Puedo recordar perfectamente en donde está esa tienda. De hecho, sigue estando allí, a diferencia de cómo ocurre con los siniestros y extraños emplazamientos que tienden a desaparecer al final en los cuentos de Lovecraft.

Estaba escrito que el fin del mundo, el Apocalipsis, llegaría por obra del hijo de Satán, el Anticristo. Satán, como ya había hecho en anteriores ocasiones a lo largo de la historia, viajó al mundo terrenal con apariencia humana.

Le veía en mis sueños, una y otra vez, cada noche aparecía en ellos y me miraba fijamente; cada amanecer se iba con las primeras luces del día. En cada sueño aparecía allí, de pie mirándome sin ni siquiera parpadear, sus fríos e inertes ojos no dejaban ver emoción alguna.

Recuerdo que había salido a buscar algo para cenar, la calle estaba desierta, como era costumbre a esas altas horas de la noche. Acababa de llover, la ciudad desprendía un olor a lluvia fresca que me hacía sentir bien, "sigue, continua, lo estás haciendo muy bien", decía mi psicólogo notando que el pulso se me aceleraba.

Dejo esta video-grabación holográfica en una cámara sellada dentro de uno de los conductos de ventilación de la Gran Pirámide, con la esperanza de que alguien la encuentre en el futuro. Siempre me habían fascinado las famosas pirámides de Egipto, ese enigma indescifrable del pasado.

El mundo entero es incapaz entrar en razón, de hasta donde, le es posible llegar al espíritu o el alma, e inclusive a la mente misma, cuando se obliga y se aferra con sus fuerzas totales a ver concluido un fin. No hay razón científica que pueda expresar ni comprobar como esto puede obtener su naturaleza.

Era el treinta y uno de Octubre, una familia rica buscaba una mansión en el bosque de ricos. En ese bosque toda la gente era rica y había unas mansiones, todas muy lujosas. Al fin, vieron una mansión, la mansión de sus sueños, había unas verjas viejas, negras y oxidadas.

Tomas era un joven artista, de unos 22 años, como todos el salía con sus amigos, tenía una novia que todos envidiaban, un bonito coche y un pequeño piso que pagaba con su amigo de la infancia Kevin. Tomás tenía una buena vida, no era perfecta, pero era muy buena...hasta que llegó una inesperada sorpresa al piso de los dos jóvenes.

Era una fría tarde de invierno, y parecía que el primer rayo del mes iba a caer sobre la Tierra. Seth, como todas aquellas tardes, estaba sentado junto a la ventana de su habitación, leyendo un libro de terror y, observando como la lluvia caía sobre el Lago de Piedra. A Seth, aunque no sabía por qué, le encantaba sentarse junto a la ventana de su habitación a leer un libro los días de tormenta.

Ramón regresaba a su rancho por la barranca; acostumbraba esa ruta para acortar el camino, aunque muy pocos lo hacían pues, se decía que cosas raras sucedían en ese lugar. La más conocida era que... Había duendes. Ramón ni siquiera pensó en eso cuando descendía el sinuoso y angosto camino a lomo de caballo; allá en el fondo se veía el lecho seco y arenoso con grandes y frondosos árboles en la rivera, algunos mostraban una maraña de raíces producto de las grandes crecientes, que furiosas bajaban de la montaña en tiempo de lluvias arrastrando todo a su paso.

Nunca me gustó viajar por la noche; conducir cerca y tras la medianoche no es bueno. Carreteras prácticamente vacías, mal iluminadas, posibles suicidas, roturas de motor, animales que se cruzan, fantasmas y espectros... pero aquella fatídica noche de otoño no tuve más remedio que aventurarme al peligro ignoto que se esconde en cada metro, kilómetro de la carretera, tras recodos y largas rectas que no parecen tener fin...

El mar estaba quieto y plano como un plato de sopa. De sopa fría, helada, Bea no dejaba de quejarse de que no había podido bañarse. Fernando estaba al timón mientras Paco se sentaba a un lado en la popa consiguiendo por fin contener las náuseas. La brisa empezaba a ser fresca y parecía ayudar, agitaba la escuálida bandera de proa y meneaba el cabello rojizo de Bea.

Un lugar hermoso con árboles llenas de hojas de color verde esperanza, arbustos repletos de flores, roedores trepados en los gigantescos árboles y aves de todo tipo cantando y siendo parte de cielo azul. Era un lugar así porque las personas del mundo real eran felices, tranquilas y en paz. Un sitio espléndido en donde cualquier ser desearía estar.

Ese anillo era lo que necesitaba y lo tenía muy claro cuando la maté para arrebatárselo, pero esa pieza de oro rematada por una roja piedra de rubí, me tuvo forcejeando con aquel dedo y resistiéndose a salir mucho más tiempo del deseado, por eso lo corté.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi