Home  //  Historias  //  Historias de Fantasmas  //  La casa 666

La historia que empiezo a escribir es totalmente real. Todo empieza una navidad, mi amiga Patho nos invitó a todos los amigos a su nueva casa para la fiesta que suele hacer cada año.

 

Esta casa era muy antigua y según Patho su familia era consciente de que bajo ésta había antes un cementerio. Nosotros no tomamos importancia a ese comentario así que fuimos, sin más.

Pero al llegar si sentimos escalofríos, la casa evidentemente, era bastante antigua de un estilo gótico, tenía un gran jardín a la entrada cubierto por hojas secas que caían de un gran árbol.

Todo lo podía ver desde sus rejas oxidadas, sin timbre, intenté hacerme escuchar tocando en el portón. Al llamar tres veces mi amiga Lilo vio que alguien como una ama de llaves se asomó a una de las ventanas, en ese mismo instante salió Patho para abrirnos el gran portón. Una vez hicimos todo el rito del saludo desde el beso hasta el abrazo, patho nos invitó a pasar, en ese momento a todos nos dio cierto escalofrío, en su casa no había luz eléctrica, así que Patho nos dio un vela a cada uno. Patho nos llevo a una gran estancia. En uno de los rincones había un piano de cola antiguo pero muy bien conservado. La habitación tenía unas grandes ventanas que iluminaban mucho la habitación y que dejaban ver el atardecer.
Nos dijo:
- tomen asiento¡ ¿gustan algo de tomar?.
- No muchas gracias.
Entonces mi amiga Lilo le hizo el siguiente comentario:

- Hayyy Patho, quien te ha visto y quien te ve.
Extrañada, contestó.
- ¿Porqué?.
- No te hagas la tonta, hasta tienes ama de llaves. Dijo Lilo...
- Yo no tengo ama de llaves.
Con la cara de extrañeza que puso Phato, todos nos quedamos atónitos. No había tal ama de llaves...

Para romper el inquietante momento, Dario preguntó:

- Bueno, a que hora empezará la fiesta, en ese momento Patho se levantó y mientras se alejaba de nosotros, gira su rostro hacía la mesa y soltó una risa escalofriante:

- Cuando lleguen todos. Contestó Phaton mientras se alejaba más y más entre la oscuridad.

- Sonia???. Preguntó mi amiga Sonia, realmente espantada.

Todo ocurría mientras todos podíamos ver como el sol se ocultaba y sentíamos como la casa se llenaba de silencio y oscuridad. Era el momento ideal para prender las velas que nos dieron al entrar en la casa sino queríamos quedarnos totalmente a oscuras en ésta tétrica casa.

Inquietos y después de un rato, todos decidimos ir a buscar a Phato para ver donde estaba. Nos dirigimos a la entrada de la casa y ahí había una escalera. Decidimos subir, pero en ese preciso instante Dairen gritó muy asustado:

- Suéltame!!!.
Todos nos giramos para ver quien era el que le estaba agarrándolo, pero para nuestra sorpresa, ahí no había nadie.
Dairen juró y perjuró que una mano muy fría lo había agarrado por el hombro, eso fue bastante para hacernos retroceder de nuevo hasta la estancia apresuradamente. Al acomodarnos nuevamente, Phato llegó algo alterada y preguntó:

- ¿A que vienen esos gritos?, ¿No estarán asustados?.
Dijo Phaton algo cínica. Dairon se alteró un poco cuando le echó en cara el tipo de fiesta que estaba celebrando, pero el diálogo se interrumpió al sonar un gran reloj de pared, eran las doce...

- Es la hora. ¡¡Síganme!!.
Todos nos miramos extrañados.
- ¿Es hora de que?, ¿Qué tipo de fiesta es esta?, ¿Qué le pasa?.

En fin, seguimos a Phato hasta la parte trasera de la casa, allí nos enseñó varias tumbas.

- ¿Qué es esto?.
Le pregunté con mucho miedo.
- Hoy es el día.
Me contestó mientras escarbaba una de las tumbas. Su lápida estaba bastante borrosa pero al acercarme pude ver que decía:
Yace aquí el cuerpo de Patricia Guerrero Ayala, descanse en paz, (1989-2003).
Me quedé muy pálida y realmente muy asustada, mis amigos me hablaban pero los escuchaba a lo lejos, estaba como ausente, de pronto al reaccionar me vi en un hospital y la voz que estaba escuchando no era de mis amigos, era de un doctor que le decía a las enfermeras algo sobre seis jóvenes muertas en extrañas circunstancias. Pero una imagen hizo que dejara de escuchar esas voces, pronto pude reconocer mi cuerpo tendido sobre esa cama, era horrible tenía la cara demacrada, mi color de piel era azul, mi cabello estaba como quemado, mis ojos saltados y mis intestinos sacados de forma brutal.

Caminé rápidamente ( si se puede decir que caminaba, porque no tenía ni idea que pasaba conmigo) y busqué donde podrían estar los cuerpos de mis amigas, llegué a la morgue y vi cuatro cuerpos cubiertos por una sábana blanca, fui destapándolos uno por uno, el primer cuerpo era Sonia, fue hecha pedazos, el segundo fue de Dairen, su cuerpo tenia balazos, el tercer cuerpo pertenecía a Jacqueline, éste tenía perforaciones, parecían provocados por un cuchillo. El cuarto cuerpo era de Dario, su cuerpo; lo partieron en dos. Pero faltaba el de mi amiga Lilo, en ese momento entraron los enfermeros, transportaban un nuevo cuerpo e hicieron unos comentarios:

- Pobres chavos, mira como terminaron...
- Y ni siquiera sabemos que hacían en esa casa abandonada...
- Se supone que hay seis muertos pero sólo hay cinco cuerpos o lo que queda de ellos...
- ¿Sabes?, los encontramos en una antigua casa, estaba toda quemada y si te fijas todos ellos tienen grabado el número 666...
- Sí, antiguamente allí había un cementerio donde enterraban a los dementes y cosas así que morían en el psiquiátrico.

Asombrada por todo lo escuchado, aún tuve valor para descubrir el cuerpo, era el mío, lo observe y en mi frente pude ver el número 666, curiosamente el número de la casa de Phato.
No recordamos lo que pasó, digo recordamos porque ahora estamos en el cementerio juntos, y después de nuestra experiencia, deciros que no es tan malo ser un muerto, claro, si te acostumbras a la oscuridad, la soledad y el frio...

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi