Home  //  Historias  //  Historias de Fantasmas  //  La noche

Llega la 1 de la madrugada y se despide nuevamente de sus padres,antes de ir a dormir. A los 3 minutos recuerda que dejo sus libros por en medio del salón, a si que vuelve antes de que se le olvide para recogerlos. Después de tener todo en orden cae en que no puso en la lavadora la ropa de color, seguro que su madre le reñira si se da cuenta.

Después del ajetreo tiene hambre y quiere comer algo, coge un par de bolsas de patatas. Vuelve para despedirse nuevamente de su madre y le promete que se va a dormir. Cae en que no ha mirado su correo, así que se pone a mirarlo, responde a cada uno de los emails que ha recibido hoy, incluso reenvia cadenas con mensajes de amor o maldiciones para quién no la mande. Y después de tres horas viendo un programa de tele tienda decide probar un juego nuevo de su hermano.

Lo único que no quiere es oír el ruido estrepitoso de las persianas al caer de la casa de enfrente. Le estremece cuando las oye chocar violentamente, impulsadas por las manos de alguien que nunca vio pero que sabe que le observa cada día. Es bastante tarde y ya no puede resistir más, avanza por la inercia que imprimen sus piernas hacia el sofá cama, no ha encendido la luz porque no quiere que le oiga, se ha quitado incluso el calzado y la puerta la abrió despacio. A pesar de los intentos la ventana que permaneció todo el día cerrada, se abre con tan sólo sentirla. El miedo la paraliza, no puede moverse. No sabe si avanzar hacia la cama o volver corriendo al salón. Su instinto reacciona buscando protección y va corriendo a la habitación de sus padres. Estos la acompañan, le dicen que con 16 años no es para que se comporte como una niña y le dicen que están en verano y normal que el vecino abra la persiana. Cuando se asoman por la ventana ven que esta cerrada a cal y canto. Ya sólo la miran con desesperación, lleva un mes durmiendo de día, come demasiado por la ansiedad. Suponen que sólo es una etapa, es una época tan difícil...

Se queda allí tendida meditabunda, decide ponerse el mp3 para no escuchar nada y poder dormir un poco. A las 6:30 algo la despierta, un haz de luz empieza a colarse por la ventana. La luz la tranquiliza, invita a la vida. Se levanta para beber algo, pero un detalle llama su atención, las cortinas están corridas. No recuerda que sus padres las movieran, de hecho se lo tiene prohibido. Tiene miedo de acercarse y volverlas a poner en su sitio, sabe que la esta mirando, no ha parado de observarla y no sabe que puede hacerle. A veces le ha oído murmurar y reírse, lo único que entendió un día de su voz fue: "a veces mueren, otras veces desaparecen, otras veces simplemente le rompo los huesos y les dejo morir lentamente".

Su madre se ha levantado para echarle la bronca a su hermana mayor, tiene el volumen de la TV demasiado alto, le gusta, todo lo que le haga evadirse de la situación y alejarse de la verdad le tranquiliza.

Así que con la luz y las voces empieza a coger el sueño que tanto necesita, piensa que quizás sus vecinos tengan unos niños bromistas, quizás sea todo una paranoia. Si eso tiene que ser, una paranoia.
Por qué iba alguién a estar observandola todo el día, no tiene sentido.
Sabe que esa obsesión acabara con ella, tiene que intentar desacerse de esa sensación.

Lo mejor es que intente dormir, y olvide esas locuras. intenta coger una posición cómoda para adentrarse en el sueño, pero al volverse le ve cara a cara, no hay dónde esconderse, esta en su cama mirándole con sus ojos vacíos e inexpresivos, le sonríe y le dice: "a veces mueren..."

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi