Home  //  Historias  //  Historias de Fantasmas

Luego de que los padres de Gian y Oscar escucharan lo que contó Gian, decidieron también intervenir para poder ayudarlo a terminar con esta situación tan macabra y peligrosa por la que están pasando sus hijos. Esperaron hasta las 8 de la tarde, hora en la que permitían a Oscar salir para su casa a reposar por la fractura que tuvo. Lo llevaron a su casa y esa noche su padre lo acompañó en su cuarto para poder vigilarlo y ver que nada malo le vuelva a pasar.

Esa misma noche, ya eran como las 3 de la mañana cuando el Señor Vicente (padre de Oscar) , escucho a su perro "El Lobo", ladrando fuertemente y gruñendo como si quisiera atacar a alguien, al escuchar esto pensó que un ladrón se había metido a su casa para robarle sus cosas, así que se paró y salió del cuarto en dirección a la sala para poder espantar al ladrón, pero cuando estuvo por llegar a la sala escucho como su perro comenzó a llorar de una manera que nunca lo había escuchado antes, así que apresuro el paso y entro gritando y dando una ensalada de lisuras para hacer correr al ladrón pero solo vio a un esqueleto pisándole el estómago a su perro, al ver esto quedo casi congelado, solo observaba como lastimaban a su perro sin poder hacer nada, de pronto haciendo un esfuerzo al máximo pego un grito y el esqueleto voltio y lo observo, comenzó a reírse con una risa endemoniada que podía sumergirte en lo más profundo del miedo, el esqueleto se le iba acercando poco a poco pero el miedo que invadía al Señor Vicente no le permitió reaccionar, solo estaba ahí mirando cómo se le acercaba, él pensaba que estaba en una pesadilla y quería despertarse, la desesperación lo invadía más y más, las lágrimas en sus ojos no dejan de salir, era una desesperación tremenda, la tensión comenzó a invadirlo, el miedo en él se agigantaba más y más, no podía creer que esto estaba pasando, de pronto ya estaban cara a cara con el esqueleto este giraba su cabeza y sus cuencas negras y vacías parecían que lo podían observar y lo penetraban como si fuera una mirada muy muy fuerte, el sudor helado no dejaba de recorrer su cuerpo, estaba por desmayarse ya no podía soportarlo más cuando el esqueleto le dijo "Tu hijo!!, tu hijo!!, pagara por separarme del mío, te lo arrancare de tu vida para siempre.", no pudo más eso fue todo lo que una persona normal podría soportar y se desplomo en su sala.

A la mañana, su esposa que se levantaba para hacer sus deberes lo vio ahí tirado en medio de la sala, pálido casi morado, ella grito, pensó que estaba muerto, pero su grito lo despertó, ella se alivió y lo abrazo y le pregunto qué le había pasado, para no asustarla le conto que se había resbalado y quizás se habría golpeado que no estaba seguro, su esposa le dijo que para la próxima tenga cuidado y que no la asuste así y se fue a hacer sus deberes. El subió para ver cómo estaba su hijo y vio que todo estaba en orden, entonces lo levanto para contarle todo lo que había pasado, Oscar al escuchar lo que su padre le conto se desesperó y se llenó de miedo, entonces su papa trato de calmarlo y le dijo que esta tarde irían con Gian y su padre a ponerle fin a todo esto.

En la tarde Vicente fue a buscar a Gian y a su padre y estos ya lo esperaban para ir a buscar al Policía a su casa para poder obtener la información del paradero del esqueleto y ponerle fin a esto. Salieron caminaron por casi 30 min ya eran las 6:30 pm, cuando llegaron a la casa del Oficial y se pegaron un gran susto al ver la casa, parecía una casa abandonada, la ventanas estaban tapadas con maderas, no se veía luz alguna, y la puerta principal estaba abierta, a pesar de todo su miedo decidieron entrar a investigar. Al entrar en la casa vieron que todo estaba oscuro solo se podía ver las partes que eran alumbradas por la poca luz de la luna que entraba por las ventanas mal tapadas, podían observar que todo estaba regado como si un tornado hubiera entrado en la casa, seguían andando por la caza recorriendo el primer piso, no encontraban nada, hasta que llegaron a la cocina a ver si había alguien pero lo que encontraron los dejo helados, vieron frases escritas en la pared, techo y piso de la cocina que parecía estar escritas con sangre que decían "Los matare", "Vengare a mi Hijo", "Te lo arrancare de tu vida" al ver esta frase el padre de Oscar recordó el suceso de anoche y se quedó congelado, de repente escucharon pasos en el segundo piso, escucharon una conversación y la horrible risa macabra que ya habían escuchado antes, se asustaron pero subieron con miedo para poder terminar con esto, el segundo piso era como un pasadizo largo como de un hotel, solo a fondo se veía una puerta abierta y una luz que salía de ella como si fuera un televisor encendido, avanzaron juntos paso a paso con mucho miedo hacia esa luz, hacia ese cuarto, cuando pasaban por una puerta de los cuartos de los costados GIan tuvo la sensación de haber observado a una persona de pie con unos ojos completamente blancos mirándolo, Gian apretó fuerte la mano de su padre y este le pregunto qué pasaba, entonces en voz baja casi susurrando les dijo lo que creyó haber visto, entonces pensaron que pudo haber sido el policía, así que dieron la vuelta despacio para entrar al cuarto sin hacer ruido ni asustar al policía, al entrar al cuarto vieron a los arreadores pero no vieron nada, asi que salieron y siguieron caminado al cuarto donde podían ver esa luz que cada vez era más y más clara, cuando estaban por entrar el papa de Gian le dijo que no entrara, que no quería que nada le pase y que los espere afuera. Al entrar ambos padres, vieron un televisor encendido con estática en la pantalla y vieron el esqueleto recostado en una silla, pero no pudieron ver al policía, cuando el señor Vicente cogió el esqueleto para poder llevarlo a la casa de Gian y acabar con todo esto, alguien les comenzó a hablar con una voz horrible casi como si fueran gruñidos, se asustaron y vieron en el televisor, la estática formaba un rostro casi irreconocible y deforme, cuando les dijo "Los matare a todos no podrán escapar" y comenzó a reírse de forma macabra mientras su risa se iba deformándose poco a poco de pronto escucharon una fuerte respiración y se escuchaba como si gotas cayeran del techo al suelo , subieron las miradas y lo que vieron fue horrible, el techo estaba el policía con el cuello girado hacia atrás, mirándolos con los ojos blanco, babeando, echando espuma por la boca y con una sonrisa diabólica en su rostros, de pronto grito y se lanzó encima de ellos, ambos cayeron al suelo, mientras el policía atacaba al papa de Gian, el señor Vicente cogió un florero y lo golpeo en la cabeza ayudo a levantar al papa de Gian y cogió el esqueleto y comenzaron a correr gritando "¡Gian! ¡Gian! ¡Maldición corre, sal de la casa sal de la casa!", al escuchar esto Gian no lo pensó dos veces y salió corriendo hasta salir de la casa, mientras los padres corrían para salir de la casa, el policía los estaba siguiendo con una escopeta sin dejar de pronunciar "Lo siento mucho, lo siento mucho", de pronto se escuchó un disparo y el padre de Gian cayó al suelo diciendo "Vicente maldición corre, ve y acaba con esto", Vicente corrió y se percató que ya nadie lo perseguía llego a salir y se reunió con Gian, de pronto se escucharon 3 disparos y Gian pego un grito lleno de dolor como si su alma se desgarrara "Papaaaa!!!!!!!", Vicente lo cogió para que no entrara y se lo llevo a la fuerza hasta la estación de Policía, al entrar el Coronel reconoció a Gian y vio al Señor Vicente con un esqueleto en sus hombros, entonces se asustó y le pregunto "Gian, pudieron terminar con esto, como esta Roberto", entonces Gian le conto lo que sucedió y de inmediatamente fueron a la casa del Oficial con una patrulla. Al llegar a la casa vieron todo el desastre y un charco de sangre en las escaleras, pero ningún cadáver así que sacaron sus armas y comenzaron a buscar por la casa, hasta que llegaron al cuarto del fondo del pasillo, en el encontraron el cuerpo del oficial Roberto, con la cabeza destruida con la escopetan apuntando a ella, se había suicidado, en sus manos tenía un papel que decía "Lo siento, nunca quise lastimar a nadie, ellos, los demonios me obligaron, le dispare a matar y ellos se lo llevaron", siguieron buscando al padre de Gian, pero por más que lo buscaban no llegaron a encontrarlo. Al salir los oficiales le dieron la nota a Gian se disculparon y el destrozado se puso a llorar, era tanto su sufrimiento que los demás también sentían su dolor.

Luego de haberse calmado, le quito el esqueleto a Vicente y el mismo fue a su casa para poderle poner fin a todo esto, bajo al sótano agarro su pala y comenzó a cavar, hasta que pudo ver el esqueleto del niño y puso el cuerpo de su padre para enterrarlo juntos, mientras lo enterraba vio a su padre parado al costado de los cuerpos, se miraba con una sonrisa, con una mano alzada como despidiéndose de él. Gian sonrió y termino de enterrarlos.

Paso un mes desde que todo el suceso termino, la familia de Gian seguía de luto, pero todo había terminado, ambos amigos fueron al sótano para conversar ya que la casa estaba lleno de familiares por la misa de 1 mes del padre de Gian, ahí se miraron y dijeron por fin se acabó lo logramos, mi padre fue un héroe, murió por nosotros y ambos sonrieron y decidieron subir, derrápenle la puerta se cerró y todo se puso oscuro, cuando escucharon "Hola chicos", sus corazones por poco se detienen, se helaron sus cuerpos y las lágrimas comenzaron a salir en ambos, de pronto escucharon "No me he olvidado de ustedes, les dije que me vengaría", luego se escucharon unos gritos desgarradores, luego todo lo que quedo fue oscuridad y un silencio terrorífico. Ambos amigos quedaron atrapados en la Oscuridad. (Fin...)

Otras Webs Recomendadas

mobile sesso