Home  //  Historias  //  Historias de Fantasmas  //  Energía amazónica

Hace 3 años viví una experiencia horrible junto con dos compañeras mías de trabajo. Estuve haciendo mi año de servicio social como Bacterióloga en un pueblo del Amazonas llamado Puerto Nariño ubicado a dos horas de Leticia capital del Departamento de Amazonas en Colombia.

Todas las noches quitan la luz a las 10:00 Pm, y el pueblo queda en total oscuridad, no hay ningún otro pueblo cerca que tenga luz, esa noche Sandra y Claudia odontólogas que realizaban un trabajo con un colegio del pueblo, se encontraban en la sala realizando unas carteleras para una exposición, la casa es toda en madera y antiguamente fue el hospital del pueblo, hoy es la casa del personal del hospital, dentro de la casa queda un pasillo donde se encuentran cuatro habitaciones dispuestas alrededor , la habitación del lado izquierdo tiene un techo alto y esta provista de unos espacios abiertos en la parte superior que dan a la cocina, a la sala y al pasillo de entrada, entre la sala y el pasillo queda la cocina y entre la sala y la habitación queda un baño. Yo dormía en la habitación desde donde se escuchaba todo lo que ocurría dentro de la casa, esa noche nos encontrábamos cinco personas dentro, tres estábamos durmiendo mientras ellas estaban trabajando. Sandra y claudia dicen que las estaban asustando en la sala haciendo ruidos como si tiraran cosas dentro de la sala, por lo cual ellas estaban asustadas, en un momento alguien les tiró el material con el que estaban trabajando de la mesa y ellas salieron corriendo y gritando aterradas hasta la habitación contigua a la mía. Hasta ese momento ninguno de los que estábamos dormidos y nadie en el pueblo escuchó los gritos de ellas, a pesar de existir un silencio absoluto en el pueblo y de correr sobre un piso de madera. A los pocos minutos yo me desperté porque escuché que ellas se encontraban llorando, les pregunté que pasaba y me dijeron que las estaban asustando, por lo cual yo me levanté encendí una vela y me fui hasta la habitación de ellas y las invité a mi habitación. Desde pequeña siempre he tenido la facultad de sentir presencias de espíritus y de ver cosas que los demás no pueden, así que estoy más acostumbrada a lidiar con el sentimiento de pánico que causa sentir este tipo de fenómenos, así que me dedique a hablarles y a tranquilizarlas. Una de ellas se durmió a pesar de que escuchábamos pasos en el pasillo y en la sala constantemente, Sandra se estaba quedando ya dormida cuando en el baño escuchamos la respiración de un hombre que se estaba ahogando, en mi mente rápidamente lo visualicé y era un demonio que estaba sentado en la taza mirándome de reojo, pues sabia que lo estaba viendo y por eso reía, Sandra se aterrorizó nuevamente y preguntó si había escuchado, yo le respondí que no había escuchado nada, al poco rato se durmió y yo seguía escuchando varios ruidos dentro de la casa, inclusive alguien que se paró en el techo. Más o menos a las tres de la madrugada alguien caminó hasta la puerta de la habitación y se escuchó el sonido de unas pepas como si fueran unas maracas, y de inmediato cesaron los ruidos y se calmaron las entidades dentro de la casa. Varios meses después un amigo que recorría las comunidades del Amazonas trajo varios recuerdos y dentro de estos encontré un instrumento de madera al cual estaban adosadas varias pepas y al moverlas se produjo un sonido idéntico al que escuché esa noche, él me respondió que ese instrumento se lo había dado un Chamán y que lo utilizaban para alejar los espíritus. 
Juzguen ustedes.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi