Home  //  Historias  //  Historias de Halloween

Historias de Halloween

Si quieres pasar una noche terrorífica, no hay nada como contar historias, cuentos y relatos de terror durante la noche de las brujas. Sólo los más valientes son capaces de participar en ellos durante una noche donde los seres terroríficos y monstruosos de otros mundos están más cerca de nosotros que nunca. Para vosotros, los más intrépidos y curiosos hemos preparado esta sección sobre historias para la noche de halloween.

Hace tiempo, se puso "de moda" hacer la ouija en mi instituto. A la hora del patio, veías a la gente haciendo una tabla casera sobre sus libretas de apuntes de filosofía y jugando con un duro con el que más tarde se comprarían un chupachups.

Me llamo Jose, tengo 29 años y siempre me ha gustado todo lo paranormal, aunque nunca había tenido ninguna experiencia hasta hace unos años. Era la noche de Halloween y unos amigos y yo, queríamos hacer algo guay para celebrarlo, así que decidimos hacer una sesión de ouija en el parque.

He tenido el mismo sueño todos los días desde hace 10 meses. Me vuelve loca. Sueño que estoy frente a una farola gigante, por la parte de atrás tiene una puerta con un letrero que dice "prohibido el paso". Yo me quedo ahí, quieta en mi lugar, y veo a una niña. Ella entra a la farola y me mira de reojo.

Así fueron los primeros 2 meses.

No alquiles este piso, aquí habitan fantasmas. Te meterás en problemas.

Susan aún tenía aquellas palabras rebotando por su cabeza. Tenía claro que no creía en fantasmas, pero aquello le había dado mala impresión: no esperaba llevarse bien con una vecina, la única que había en la séptima planta del edificio, que le había recibido con tal chorrada.

Me cuesta mucho hablar sobre esta historia porque se me ponen los pelos de punta. Es una historia real como la vida misma y desde entonces yo no rechazo ningún suceso paranormal. Esta experiencia me hizo ver que realmente existe algo sobrenatural en nuestro mundo.

Rodrigo paseaba por la calle despreocupadamente. Era un hombre afortunado. Solo tenía 27 años y no había trabajado nunca, pero gracias a una herencia familiar tenia suficiente dinero como para vivir 7 vidas de derroche y despilfarro.

Hacia ya 3 años que conocía a mi amigo Héctor, lo conocí en 4º de la ESO y nos hicimos casi inseparables. Pasando buenos y malos momentos juntos, decidimos tras 3 años de relación ir a su pueblo a pasar Halloween. El siempre me contaba que en su pueblo (que no sale ni en el mapa) vivían muchos extranjeros, la mayoría eran americanos e ingleses.

Mi nombre es Clifford, ahora solamente me llaman Cliff. Para calmar mi alma contaré lo que sucedió que me pudo, por mi culpa murió un inocente... si no me hubiera ido seguro seguiría vivo.

Roberto era un chico bastante gamberro, pegaba a los débiles, y se creía el mejor. Pero un grupo de chicos estaba harto de que hicieran esas fechorías y decidieron darle un golpe de venganza. Una noche de Halloween atrajeron al chico al cementerio.

En un pueblo del norte de América vivía un chico de 14 años llamado Izan, con su madre y su reciente padrastro, al que el tanto odiaba porque muchas veces llegaba borracho y le pegaba. No era un pueblo muy extenso, tenía poco más de 3000 habitantes con su plaza, con su iglesia, su cementerio y un cementerio de animales.

Esto que les voy a narrar me sucedió hace ya varios años. Acá en México no tenemos Halloween, la tradición es ir al panteón por la noche y llevar comida, bebida, luces y hasta música a los muertos. La noche del 1 de Noviembre de 1995 yo tenía la edad de 13 años, acompañé a mi madre a llevar una ofrenda a mi abuelo y a quedarnos en el cementerio un rato.

No es fácil empezar, después de leer mi historia lo entenderán. Vivía en una pequeña casa, aislada de la ciudad, ya que por la enfermedad de mi madre nos tuvimos que mudar aquí, mi mamá tenía pánico a la gente y se alteraba demasiado.

Voy a contar una historia que no se me olvidará jamás. Era la víspera de halloween y estábamos haciendo todos los preparativos para pasar una noche de miedo. Mi amigo y yo preparamos una acampada en mitad del bosque. Lo hicimos.

Una noche de Halloween, por hacer algo de miedo, jugamos a la Ouija, cosa de la que siempre me arrepentiré. La noche era fría, en el ambiente se notaba un aroma extraño, no sé definirlo con palabras; unos amigos y yo buscamos una vieja Ouija que mi familia siempre ha tenido guardada...

Era el treinta y uno de Octubre, una familia rica buscaba una mansión en el bosque de ricos. En ese bosque toda la gente era rica y había unas mansiones, todas muy lujosas. Al fin, vieron una mansión, la mansión de sus sueños, había unas verjas viejas, negras y oxidadas.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi