Home  //  Historias  //  Historias de Vampiros  //  Paraiso oscuro

El atardecer es mi creencia, la ausencia de luz mi existencia. Mi vida siempre había sido un continuo esperpento, un horrible sinfín de frustraciones. No tenía fe ni esperanza.

Perdida en el largo camino de la vida, esperaba un milagro que me hiciera vivir. Entonces él llegó. Una noche cálida, perezosa, deliciosamente banal. Una brisa , un susurro, una visión. Él es la noche. Su cara es pureza iluminada, sus ojos arden, sus dedos esbeltos y delicadamente adornados con uñas nacaradas. Quieto es como el mármol, cuando se mueve es ágil como una pantera. Se funde en la noche y me llama. Al momento voy a su lado o quizás él viene a mí, no lo sé. No necesito preguntarle su nombre. Lo sé, lo siento. Es pura sensación.

Cuando me abraza siento el miedo irracional de la oscuridad, su caricia es fría como la
luna, su beso es un negro recuerdo de pasión. Me estremezco, lo deseo, lo anhelo. Toda mi maldita vida no vale nada. Mi existencia es nula. Él es un ser magnífico, es la reencarnación de la noche. Me pierdo en sus brazos. Busco su cuello, su pecho, su intimidad.

Pero él es demasiado magnífico para esto. Demasiado terrible. Noto su boca en mi cuello y veo. Veo miles de años de triste y despiadada historia. Veo al hijo matar al padre por unas míseras monedas aprovechando la oscuridad. En la penumbra de una solitaria calle una joven inocente es violada por unos hombres unas bestias. Noto su dolor, oigo sus gritos. Siento su vergüenza, su humillación. Es la fría mordedura de un cuchillo la que la libera. La gente es ejecutada, asesinada. Brutalidad. 

Se cometen traiciones, deshonras. Odio. Todo esto es la noche. Esa es su realidad. Y la realidad es él por que él es la noche. Ahora le comprendo. Es un depredador que vive de los seres humanos. No tiene moral ni sentimientos por que él es la noche. Frío. Veo sus asesinatos, sus abominaciones. Desapasionado. Y ahora yo soy parte de él ya que me ha hecho suya. Pero no me resisto. Lo ansío, lo deseo. Lo acepto. 

Quiero huir de la falsa luz que no me da esperanza ni vida. Quiero la brutal, sangrienta y salvaje noche. Un oscuro milagro, una vieja esperanza latente en todos nosotros. Bienvenidos, esto es la noche.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi