Home  //  Historias  //  Historias de Vampiros

Historias de Vampiros

Historias, cuentos y relatos de vampiros, los príncipes de la noche que se alimentan de sangre.

A nadie en sus cabales se le ocurriría pasear por la ciudad a esas intempestivas horas de la noche y con un tiempo tan desapacible.
Las ráfagas de aire retorcían la lluvia hasta calar las perneras del pantalón y los zapatos, defendidos inútilmente por un enorme paraguas negro que se desesperaba luchando como un velero en medio de una tempestad.

Allí estábamos mi amigo y yo encogidos detrás de las cortinas temblando de miedo. Esperábamos que el monstruo no se diera cuenta de nuestra presencia, se cansara y se fuera. Estábamos seguros de que pasaría de largo e incluso mi compañero me sonrió con confianza guiñándome el ojo.

Todo se apacentaba en una noche donde solo minutos antes calló una lluvia torrencial, todo el ambiente estaba húmedo, la temperatura descendía los grados bajo cero, y la luna llena se ponía sobre sus cabezas, eran dos vampiros con trajes de cuero negro, botas, y abrigos, de nombre Adam y Alice quienes merodeaban la noches, en busca de sus peores enemigos, los Lupinos o mas reconocidos como "hombres Lobo"...

Acababa de llegar a la ciudad. Me había instalado en un apartamento de lujo en el centro. Con los años, descubrí que para que un forastero pase desapercibido basta con que se instale en la zona más cara de la ciudad.

Soy una vampira, si como los cuentos de terror o Dracula si quieren una mejoro idea. Ese ser que bebé la sangre humana o que les temen a los ajos y no salen bajo el sol por que se hacen cenizas.

Una noche oscura y fría. Una joven apresura el paso hacia su casa. Es una chica alta, rubia, muy guapa. Porta unos lienzos que ha pintado ella misma. Su pasión siempre fue la pintura, aunque se dedicó a otra cosa por diversas circunstancias de la vida y ahora ha vuelto a coger los pinceles.

Era una de esas noches frías y lluviosas del invierno santiaguino cuando Natalia abandonó su departamento decidida a encontrar a Gerardo, su compañero y amigo.

"Papi, no te mueras papi". Sus palabras se repiten en mi memoria... "papi, no te mueras papi". Lo decía incansablemente, una y otra vez... como si fuese una retahíla... "papi, no te mueras papi". Lágrimas en sus ojos, dolor en su mirada, suplica impregnada en cada una de sus palabras...

Jamás olvidare aquel dia, como olvidar el dia en el que uno muere, comó, no hay forma, aquel dia tan, común cuantas veces no se ha escuchado eso con anterioridad, caminando por las calles desoladas que a mi trabajo conducian y a pesar, difiere en tantas historias a que el sol ardia y se estrellaba contra la piel de una manera insistente, caminando sin sospechar lo que sucederia...

Era una tarde de invierno. A pesar de ser las 18:30, la noche estaba cerrada. No había luna en el cielo, y las luces de la ciudad ocultaban cualquier destello que las estrellas pudieran enviarnos.

Me dedico a matar humanos entrometidos. Limpio la zona, destruyo pruebas y elimino testigos potenciales. Nuestra raza tiene una vida apacible gracias a vampiros como yo. Verdaderas máquinas de matar. Somos fríos, calculadores y carentes de emociones., somos eficaces.

Soy mitad humano y mitad señor de las tinieblas, mi padre era un vampiro, hasta que la ingenuidad de mi madre destrozo el alma corrompida de mi padre.

Una pandilla formada por cuatro chicos y tres chicas, estaban de pie observando detenidamente, un viejo edificio, abandonado y muy antiguo. La pálida luz de la luna llena daba al edificio un aire fantasmal, y espeluznante. Uno de los chicos se acerco más a la puerta.

La tlahuelpuchi es una vampira con poderes de licantropía. La gente de tlaxcala México cree en una entidad sobrenatural llamada tlahuelpuchi (tlahuelpocmimi plural).

La luna subió lentamente al cielo nocturno, como una promesa aún sin cumplir. Eran las 11:54 de la noche, del 4 de junio de 1992.
Yo me revolvía en mi cama, sin poder conciliar el sueño.

Otras Webs Recomendadas