Home  //  Historias  //  Historias Reales  //  La locura

Una oscura figura se desprendió de su mente. Lo ha atormentado hasta el fin. Los restos calcinados de leña en la antigua chimenea y las viejas alfombras cubiertas a esta altura por asquerosos y putrefactos hongos son dos de las cosas que caracterizan este agradable lugar...

Los farmacos en la alacena aguardaban ser consumidos.
Era extraño e imposible que en estas habitaciones maltratadas y azotadas por los años y la febril putrefacción de las paredes hubiera algo que denotara felicidad o un mínimo destello opaco de alegría. El resto de la ancestral edificación también era antigua y muy llamativa pero, al parecer,totalmente normal y corriente. Sin embarto la inquietante y fastuosa entrada despertaba muchos misterios e inquietudes en la mente y los ojos del que desdichadamente allí se encontrara.
Smuggler tomó sus pastillas segundos después de abrir los ojos, como de costumbre, sudado y agitado, consecuencia rutinaria de los amaneceres de los ultimos veinte años.
Y desde que sintió aquella presencia extraña junto a el en todos los lugares de la casa comenzó a tomar dos dosis de los grises e inevitables garmacos que solo aminoraban los terribles ataques de su esquizofrenia pero no borraban el dolor de su alma ni las extrañas imagenes de su cabeza.
Con el pasar del tiempo la esquizofrenia desquiciada y sofocante de Smuggler no empeoró pero sus sueños si; el mundo dentro de su mente era cada vez mas grotesco y oscuro a tyal punto que tuvo que permanecer despierto durante tres días hasta que el agotamiento devastador se encargó de todo.
Las agudas pesadillas de Smuggler siempre concluían de la misma manera infernal ei ndeseada, era absorbido, su vida era absorbida por completo por algo infernal, vil y malvado que el no conocía, ni quería conocer.
El había ocupado esa casa desde que su antiguo dueño se había ido, aunque algunos afirmaban que había desaparecido porque desde fines de julio de hacía seis años ningún ser vivo en este mundo lo había vuelto a ver.
Smuggler se había mudado a esta extraña edificación cuando todo era tranquilo, se encontraba al costado de un mela´ncólico sendero polvoriento de tierra fina y se alzaba detrás de un gris jardín en el que nada crecía, nadie podía sonreir en aquel lugar.
A pesar de las famosas historias sobre la deruída casa que conformaban de alguna manera una parte del folklore del pueblo el necesita silencio y tranquilidad, por lo que nunca prestó atención a esas fantaciosas historias de pueblerinos credulos e ignorantes hasta que una de las noches enfermizas y agobientes una figura oscura se desprendió de su mente y lo atormentó hasta el día de su muerte.
El no se había percatado de que el horror había aparecido allí hasta el día en que la tenue musica que sonaba en el antiguo y destartalado tocadiscos comenzó a cortarse y a escucharse extraña, y las puertas de pronto se cerraban con un golpe estruendoso sin razón alguna, y los vidrios explotaban cada tanto y alguna silla volaba por el aire a media noche.
Tal vez todo era un simple producto de la esquizofrenia pero fuera la que fuere estaba deteriorando cada vez mas la mente del desesperado Smuggler.
Habían sido tres meses insoportables y terrorificos aunque no había habido mas que voces, gritos, ruidos muy extraños y desordenes. A esta altura el ya estaba acostumbrado a todo aquello y su esquizofrenia se había transformado en una notable locura que era evidente y comprensible.
El miedo que comenzó a sentir fue cada vez mayor, cada día que pasaba era la despedida de cualquier esbozo de felicidad, de cualquier segundo de tranquilidad, la tristeza aguardando la soledad y a la muerte que venía en camino; y el canto de los pajaros se había tornado apagado y desgarrador como un requiem fatal sin fin alguno, como una infinita pieza sacra escrita y dirigida por el diablo.
Fue a fines de julio cuando vió aquello que lo había atormentado por tanto tiempo.Pasó muchos días en el sótano luego de haber tenido la desdichada fortuna de ver a la infrahumana presencia que había convertido su vida en una en una tragedia constante.
Smuggler era delgado pero en ese momento, producto de la irreversible locura, poseía un cuerpo escualido, sus huesos sobresalían y su rostro podía ser descrito por horas. Su rostro era una unica mueca desquiciada de horror y soledad.
Mil demonios con muecas depravadas y retorcidas flotaban sobre el cada noche y las cosas nunca estaban quietas.
Enloqueció por completo cuando descubrió que la heladera no era mas mas que un deposito refrigerado de sangre y repugnantes restros cuyo origen no conocía.
Smuggler pasó sus ulyimos días en el sotano y nunca mas fue visto por la gente del pueblo y tal vez los credulos e ignorantes pueblerinos sabían en realidad algo que el no.
Algo había escapado de su mente y había sido tan terrible como la propia muerte.
Algunas cosas que hay en nuestra mente nunca deben escapar porque pueden matarnos y construir un morbido infierno en nuestras vidas...

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi