Home  //  Historias  //  Historias Reales  //  La puerta

Esta es una historia real y solo nosotros pudimos presenciar los hechos. en especial yo. Era una noche en que junto a mis hermanos nos encontrábamos sentados frente al televisor mientras mi hermano mayor jugaba el tan conocido juego "Resident Evil", estábamos tan concentrados en el juego que nos espantamos cuando los brazos de los zombis salían por la ventana....

 

Estaban en la sala de la casa mi abuelo y mi madre.. mi padre había salido hacía rato y creíamos que volvería tarde ya que cuando se reúnen a jugar cartas demoran horas.

De repente escuche que golpeaban la puerta principal... con el ceño fruncido me levanté para abrir la puerta, imaginaba que era mi padre y que estaba ebrio.. a lo que me iba acercando a la puerta vi como movía la chapa... pero no se abría la puerta... entonces se me cruzó por la mente que podía ser un ladrón o algo similar... pregunte: Papá, eres tú???... no recibí respuesta... pregunté nuevamente: Papá, no tiene las llaves??? ... a lo que recibía como respuesta golpes en la puerta.

No había respuesta verbal.. solo el retumbar de la puerta con una fuerza increíble parecía temblar con cada golpe, ¿que sospechoso? ¿porqué no ladran los perros?. Llamé a mi hermano y preguntó ¿quién está ahí? y solo escuchaba los golpes que tomaban cada vez más fuerza.

Mi abuelo sacó la escopeta, pensábamos que era algún extraño y que había drogado a los perros para que no ladraran y así poder hacer de las suyas.... observamos por debajo de la puerta.. intentando localizar pies, zapatos o algo que indicará la presencia de un hombre afuera, nada, los golpes no se detenían... mi madre y yo en un ataque de pánico en la sala no aguantábamos más... fui a mi cuarto y me encerré en el servicio, recordé un hechizo que hacían para protección y dibujé en el piso una estrella de 5 puntas, rogaba que funcionara...

Los golpes seguían. pedimos ayuda desde el balcón, preguntamos al señor que cuida la ciudadela si había visto entrar a alguien a lo que no mencionó nada, vieron salir una sombra negra por la puerta principal al instante en que estábamos asomados, a los minutos llegó mi padre y le pedimos que subiera corriendo, temíamos que sucediera nuevamente...

Fue la noche más larga de mi vida y desde entonces jugamos solo en el día y por la noche rezamos.

No soy una católica fanática, me considero atea aunque en ocasiones necesite de un Dios, sólo que no es el mismo que ustedes.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi