Home  //  Historias  //  Historias Reales

Historias Reales

Llegó la hora del terror, historias reales que te harán ver la realidad de otro modo. Los autores de estas historias aseguran que son auténticas vivencias terroríficas que han tenido que superar. Quizás pienses que no son verdaderas, o simplemente que son malas interpretaciones, pero la verdad es que ellos también pensaban como tú hasta que les tocó vivirlas en persona. La realidad siempre supera la ficción.

Cuando empecé a leer sobre las artes oscuras tuve gran pasión por ellas, tanto así que empecé a hacer mis instrumentos de magia. Mi primer libro fue el del gran San Cipriano el cual llevaba infinidad de secretos, pero el que más me llamó la atención fue el del conjuro de la gallina negra el cual consistía en coger un gallina negra que no todavía no hubiese puesto huevos ni haber sido pisada por ningún gallo.

Todo empieza en el centro antiguo de Bogotá, Colombia, en una antigua casa. Empezamos a notar la presencia de un espíritu en casa. Caminaba, abría y cerraba puertas, todo esto no nos daba miedo pero nos molestaba muchísimo.

Esto que os voy a contar, me pasó no hace mucho; para ser más exacto, fue este pasado verano de 2005. Para iros introduciendo en el asunto, os diré que yo vivo en un pueblo de Extremadura, del sur, que se llama Jerez de los Caballeros. Es pequeñito y eso. Yo vivo en las afueras del mismo, tocando con el campo.

No tenía hermanos, tampoco conocía a mi padre sólo lo veía en fotografías. Sabía que mi madre, algunas veces viajaba para verlo, pero nunca me llevaba con ella, no sabía por que, sólo sabía que ellos ya no estaban juntos, se divorciaron tiempo atrás.

Llámenme loco si quieren pero lo que estoy dispuesto a contar es algo que por lo menos a mi me hizo desear no haber nacido. Todo empezó en una noche oscura, con el cielo totalmente despejado. Estaba apunto de apagar la luz y dormirme cuando vi que las cosas que había colgado del techo de mi cuarto, unas estrellas fluorescentes que colgaban de un hilo, empezaron a moverse en circulo dando vueltas sobre si mismas, como si el hilo del cual colgaban estuviese enredado.

Hola, soy de Chile, concretamente de la tercera región. Lo que os voy a contar me ocurrió como hace dos años atrás. Un día como cualquier otro me encontraba en mi cama apunto de dormir, el resto de mi familia ya hacía rato que estaban durmiendo, luego de algunas horas, en medio del más absoluto silencio, sonó un horrendo sonido musical, como cuando se acaban las pilas.

Un día como cualquier otro, mis tíos salieron de compras, me quedé solo en casa.
Me puse a ver la televisión, cuando de repente escucho que suben las escaleras, escuché que sonaron pisadas sobre tres peldaños, no podía ser, lo tenía todo cerrado, me morí del miedo, fue una experiencia tremenda, no me atreví a moverme y me quedé en silencio, mirando un punto fijo, para pasar el miedo me imaginaba cosas chistosas, pero no se me pasaba, el miedo era increíble, después de más o menos unos 30 minutos, se me empezó a quitar un poco el terror que tenía dentro de todo mi cuerpo.

Uno nunca se imaginaría lo malas que pueden ser las personas con los niños o en este caso las niñas chiquitas, esto fue lo que me pasó por un año:

Todo comenzó cuando nos mudamos a un departamento en la zona sur de la cuidad de México. Recuerdo una ocasión acompañar a mi papa para firmar los papeles del nuevo departamento y escuché hablar a mi papa con la señora acerca de su hija, la cual estaba en un hospital (después nos enteramos que era un hospital psiquiátrico) y de aquí en adelante todas nuestras vidas iban a cambiar.

Soy una chica de 17 años, de Bilbao, la verdad, se que pocos van a creer lo que voy a contar pero me gustaría que no se lo tomara nadie a broma porque para mi es algo muy serio y real. Para situar a todo el mundo he de contaros un poco mi vida, cuando tenía 2 años, casi 3, murió mi padre, y viví durante muchos años sola con mi madre, aunque desde los 5 años conociera a mi padrastro con el que, tiempo después, se casó mi madre.

Una vez, estaba yo jugando al ordenador cuando mi mamá me dijo que se iba a comprar al supermercado. Como en mi casa solo vivimos yo y mi mamá (está separada) me tuve que quedar ahí solito. Pero yo convencido de que ya era mayor.

Realmente, me han pasado varios acontecimientos extraños, pero hoy sólo voy a referirme a uno en particular. Siendo militar activo en una apartada región de Colombia, tuve que hacer guardia como tantos otros días. Recibí el turno a las 21 horas, todo era aparentemente normal, hasta que alrededor de las 22:30 empecé a sentir mucha sed, traté de aguantar hasta que terminara mi turno, pero no pude, así que me dirigí hacia una casa cercana, una casa abandonada donde había un tanque con agua, en ese momento, no se por qué pero sentí algo extraño en el ambiente, no se si eran nervios o que.

Antes de beber, verifiqué los alrededores de la casa y comprobé que no había nada ni nadie, más tranquilo, empecé a beber, pero de pronto sentí la voz de un hombre, inmediatamente solté la vasija con la que había bebido, estaba asustado, pensé que se podía tratar de la guerrilla, así que apunté mi fusil hacia donde creí haber escuchado la voz y revisé los alrededores, pero no encontré nada, en ese momento corrí hacia donde se encontraban mis compañeros, en ese trayecto empezaron a silbar y se oía un tropel muy numeroso, se escuchaba mucha gente corriendo, mi preocupación era averiguar si el enemigo se me había entrado. Fue justo entonces cuando llamé a tres de mis compañeros y les comenté lo que estaba sucediendo. Juntos, salimos a verificar la zona pero no encontramos nada.

Yo tenía unos (AVN), aparato de visión nocturna, al observar a través de estos todo estaba normal, pero mis compañeros, que no los tenían, empezaron a ver un gran perro negro pasando justo delante de nosotros, ante sus avisos me los quité, pude ver aquel perro negro en medio de la noche. Era imposible, con las gafas de visión nocturna lo debería haber visto mucho antes que mis compañeros.
Más tarde, cuando ya había pasado todo y ya estábamos descansando, unos de mis compañeros nos despertó con una ráfaga de disparos, alarmados, salimos corriendo a ver que esta ocurriendo, cuando llegamos y preguntamos el por que de los disparos, el compañero nos contó que vio como un animal, perecido a un perro, perro enorme, de color negro, según él, lo único que hizo fue defenderse de la agresión de la bestia, cuando le disparó, el soldado vio como algunas balas impactaron en el cuerpo del animal, de sobra para dejar a un oso muerto al instante, pero aquel perro cayó y se levantó como si nada y salió corriendo.

Esto que les voy a narrar me sucedió hace ya varios años. Acá en México no tenemos Halloween, la tradición es ir al panteón por la noche y llevar comida, bebida, luces y hasta música a los muertos. La noche del 1 de Noviembre de 1995 yo tenía la edad de 13 años, acompañé a mi madre a llevar una ofrenda a mi abuelo y a quedarnos en el cementerio un rato.

Aunque cueste creer, lo que os voy a contar es completamente cierto. Yo vivía en Asturias y habitualmente aprovechábamos los fines de semana para ir la familia a la casona que tenían mis abuelos en un pequeño pueblo.

Esta historia sucedió en una ciudad del Ecuador llamada Guayaquil. En el mes de febrero del 2005. Los amigos del barrio habían conseguido un programa de computadora, el programa era una ouija virtual, podías preguntar lo que quisieras que cuando presionabas enter, sin demora alguna, aparecía la respuesta.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi