Home  //  Historias  //  Historias Reales

Historias Reales

Llegó la hora del terror, historias reales que te harán ver la realidad de otro modo. Los autores de estas historias aseguran que son auténticas vivencias terroríficas que han tenido que superar. Quizás pienses que no son verdaderas, o simplemente que son malas interpretaciones, pero la verdad es que ellos también pensaban como tú hasta que les tocó vivirlas en persona. La realidad siempre supera la ficción.

Yo no creia mucho en historias de apariciones, pero hace más o menos 9 años tuve la desgracia de vivir esa experiencia. Ya hacia varios años de que no iba a visitar la familia a Colombia, así de que ya era hora de ir a verles.

Antes que nada quisiera decir que este relato que presento a continuación en completamente real y me sucedió a la edad de 11 años. Vivía yo con mis padres y mi hermana de 13 y mi hermano de 4 años de edad, en una casa antigua colonial de aquellas de paredes muy anchas y altas, con puertas muy sólidas de madera fuerte y tallada.

Jugando al ocalimocho, risas, copas y los porros rulando, ya son las 23:30 y sacamos los yogures, cada uno espolvoreado con mariuana, el último que se lo termine tendrá que tomarse 5 chupitos de whisky, los devoramos como si lleváramos días sin comer.

Sentado frente al piano, imaginando una suave melodía recordando su hermoso rostro Es que me encontraba aquel día. En la oscuridad de un frío anochecer, en la soledad de un gran comedor, es lo que solía hacer en esos días, fumar algunos cigarros mientras meditaba en algún futuro no muy prometedor como lo era mi presente, también solía soñar con futuros luminosos pero no representaban más que sueños.

Bueno, voy a empezar a decir que esto lo recuerdo con mucho miedo y es una de las pocas veces que lo cuento aquí, aunque soy propensa a que me pasen cosas de estas.

Todos estábamos desnudos. Fuimos muchos los que quedamos de pie sobre zigzagueantes caminos que conducían hacia un objeto enorme, desde la distancia parecía una enorme cúpula.

Esta es una historia real ocurrida en los años 60, cuando en mi ciudad el alumbrado era apenas visible en la noche. Cuenta mi padre que es una persona enteramente no creyente, que al salir una tarde al colegio llevaba sus libros atados con una cuerda, pensando en como resolver aquella noche su examen de literatura, aún faltaban 20 minutos para caer el sol y caminaba deprisa para no atrasarse a la hora de su entrada.

No, no se necesita verlo para saber que esta ahí. Yo lo siento. Se que aquí esta. Cada momento, respira pesadamente sobre mi cuello. Éramos 3, Andrea, Mauricio y yo. Mauricio murió.

Fue en agosto de 1997, cuando nos casamos y decidimos que nos teníamos que mudar de la casa de mis padres. Todavía Mariana, mi esposa, estaba embarazada de Camila, así que un lunes me tomé el día en el trabajo y salimos a ver casas.

Unos amigos fueron de turismo rural al Pirineo y se acomodaron en diversas cabañas. La primera noche y ante el estado del tiempo, cedieron ante el aburrimiento hasta que a uno de ellos se le ocurrió realizar la güija.

Pedro Sanchez, camarero de cuarenta y tres años, no podia creer lo que estaba viendo. Disminuyó la velocidad de su vehículo y observó con detalle aquello que le habia salido al paso mientras circulaba por la solitaria y oscura carretera secundaria que llevaba a León.

Todo esto ocurrió no hace mucho tiempo durante una fría noche de otoño, en un colegio religioso de la provincia de Córdoba, llamado "Espíritu Santo". Tras acabar su jornada deportiva el joven alumno, el cual estaba matriculado en dicha escuela, olvidó uno de los libros que trataba sobre la materia que al día siguiente se examinaría de un parcial.

Salió de su casa y fue a la panadería. Hizo sus compras pero cuando salió de la panadería, le ocurrió una cosa muy extraña, en lugar de encontrarse con el paisaje habitual se encontró... en medio del campo.

Esta historia le ocurrió a un amigo (Juan), cuando fue de pesca con un compañero de trabajo a una costa alejada de la ciudad de Mar del Plata. Era las 12 de una noche fría, una noche en la que el mar traía una suave brisa.

Mis padres hicieron hace poco 25 años de casados. Para celebrarlo se fueron de viaje a Santo Domingo con unos tíos míos. En el hotel el guía turístico les dijo que si se encontraban a alguna persona malherida que no se pararan nunca a ayudarle por si algún familiar los veía y creía que habían sido ellos y podía vengarse allí mismo.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi