c-kappa2Siete famosos "monstruos" japoneses

Aquí se hablará de siete conocidos críptidos (criaturas desconocidas) de Japón. Desde monstruos lacustres hasta anfibios humanoides y traviesos con el tamaño de un niño, pasando por serpientes rechonchas o enormes y aterradoras. El artículo original apareció en japonés, posteriormente fue ampliado por la web Pinktentacle, y aquí nosotros lo hemos traducido.

Hibagon

c-hibagon

El Hibagon (aka Hinagon) es un críptido homínido similar al Bigfoot, que habita en las zonas boscosas en torno a las montañas del norte de la prefectura de Hiroshima. Según numerosos testimonios de la década de 1970, el Hibagon tiene entre 1,5 y 1,7 metros (unos 5 pies) de alto, pesa aproximadamente de 80 a 90 kilos (alrededor de 180 libras), está cubierto de una gruesa capa de color negro o marrón de piel (a veces se ha informado que tiene una mancha de piel blanca en su pecho o brazos), y tiene una inusual cabeza grande y triangular, con ojos de inquietante mirada inteligentes, semejantes a los de los humanos.

El primer avistamiento conocido de un Hibagon ocurrió el 20 de julio de 1970 en el área alrededor del monte Hiba, cerca de la frontera con la prefectura de Tottori. Tres días después de la observación inicial, la peluda criatura simiesca fue vista caminando por un campo de arroz en la cercana localidad rural de Saijo. Un total de 12 avistamientos fueron reportados ese año, y misteriosas huellas fueron encontradas en la nieve caída durante el mes de diciembre.

Se reportaron numerosos avistamientos del Hibagon en áreas alrededor del monte Hiba, en los veranos entre 1971 y 1973, como también un aumento de la actividad humana durante la temporada de caza, lo cual obligó a la criatura a bajar de la montaña. El 15 de agosto de 1974, el Hibagon fue fotografiado, ya que se escondió detrás de un árbol de caqui: cerda de ese mismo lugar, se encontraron posteriormente huellas inusuales de unos 20 centímetros (9 pulgadas) de largo. Después de que esa foto fuera tomada, el Hibagon volvió a la clandestinidad, siendo visto apenas dos veces más: una vez en 1980 y otra, antes de desaparecer para siempre, en 1982.

El Hibagon puede haber desaparecido hace mucho tiempo, pero los residentes de Saijo no lo han olvidado. La ciudad ha adoptado la imagen de la criatura como su mascota, y en las tiendas de souvenirs se venden huevos de Hibagon y otros dulces inspirados en el críptido

Tsuchinoko

c-tsuchinoko

El Tsuchinoko es un críptido con forma de serpiente, que se ha visto en todo Japón, excepto en Hokkaido y en las islas de Okinawa. Los informes describen al Tsuchinoko con un cuerpo grueso y rechoncho, una longitud de entre 30 y 80 centímetros, un cuello diferenciado por el color gris o marrón, un cuerpo escamoso de color negro y colmillos venenosos. Algunos cuentan que el Tsuchinoko tiene un fuerte chillido agudo y puede saltar hasta un metro.

El registro escrito más antiguo que se conoce sobre el Tsuchinoko, se remonta al siglo séptimo, donde aparece en el Kojiki (Registros de Asuntos Antiguos), el libro más antiguo de Japón. En algunas leyendas, el Tsuchinoko puede hablar, tiene una tendencia a decir mentiras, y disfruta el sabor del alcohol...

Los escépticos descartan los avistamientos del Tsuchinoko como simples casos de identificación o interpretación errada, sugieriendo que las míticas criaturas no son más que serpientes que han sido vistas en el proceso de digestión de grandes comidas, aunque una hipótesis alternativa sugiere que podrían ser mascotas exóticas (como el lagarto de lengua azul) fugadas.

En cualquier caso, las oficinas de turismo locales propias de las zonas rurales, con frecuencia organizan cacerías de Tsuchinoko solo para atraer a los visitantes, con la promesa de grandes sumas de dinero a cualquiera que logre capturar uno... La ciudad de Itoigawa, en la prefectura de Niigata, por ejemplo, programó una cacería para el 08 de junio 2008, ofreciendo 100 millones de yenes (cerca de $ 1 milló de dólares) a quien capturara uno con vida.

Kusshii

c-kushi

El Kusshii es un gigantesco monstruo lacustre, cuyo supuesto hogar es el enorme lago Hokkaido Kussharo, con dulces y serenas aguas, en medio de un clima y unos paisajes similares a los del famoso Loch Ness. Según el relato de los testigos, el Kusshi tiene entre 10 y 20 metros (30 a 60 pies) de largo, jorobas en la espalda, cuello largo y un par de cuernos en la cabeza. Los informes sugieren que puede nadar tan rápido como una lancha. Las apariciones más famosas del Kusshii incluyen un avistamiento de 1973 por parte de un equipo 40 biólogos de la Universidad de Hokkaido, así como también 15 informes distintos, suscitados todos a partir de avistamientos por parte de turistas en el año 1974

Isshii

c-ishi

Es otro tipo de monstruo lacustre, que supuestamente habría habitado desde hace unos 20 mil años en el lago Ikeda de la prefectura de Kagoshima. La criatura es similar en apariencia al Kusshii, pero es más grande.

Isshii se popularizó en septiembre de 1978, después de que más de 20 personas fueran testigos de una criatura gigante que se muevía a una velocidad vertiginosa a través del agua. La generalizada cobertura periodística del avistamiento trajo una avalancha de turistas al lago, y en diciembre del mismo año, se tomó una fotografía que muestraba lo que algunos creían que era la parte posterior de la criatura, sobresaliendo de la superficie del agua. Desde 1990, han surgido una serie de vídeos caseros que muestran la actividad misteriosa justo debajo de la superficie del agua, pero ninguno de los vídeos es ampliamente visto como una prueba irrefutable de la existencia de Isshii.

Algunas teorías sugieren que Isshii podría ser un descendiente no identificado del plesiosaurio, mientras que otros creen que es una especie de anguila gigante. Otras teorías sugieren que los avistamientos pueden explicarse como olas gigantes generadas por los vientos, únicos en climas como el del lago.

Las olas gigantes no pueden, sin embargo, explicar lo ocurrido en 1961, cuando se llevó a cabo una búsqueda a gran escala de un avión militar de EE.UU que se cayó al lago. El equipo de sonar utilizado en la búsqueda para elaborar los informes, reveló un objeto muy grande que se movía bajo la superficie, y los registros indican que los buzos, cuando estaban en el fondo del lago, casi fueron atacados por una gigantesca criatura no identificada.

La serpiente gigante de la montaña.

c-serpiente-giganteEl misterioso Monte Tsurugi es el segundo pico más alto de la isla de Shikoku. Según una leyenda local, la montaña es en realidad una pirámide hecha gigantes, y según otra, allí estaría el tesoro secreto del rey Salomón, custodiado por una serpiente gigante que muchos dicen haber visto.

En mayo de 1973, un grupo de 4 trabajadores forestales supuestamente encontró a una serpiente de unos 10 metros (33 pies) de largo. La criatura fue descrita como de color negro brillante, y al parecer hizo un chirrido fuerte. En los meses siguientes, las autoridades locales organizaron una cacería a gran escala de la serpiente, contando con la ayuda de cientos de voluntarios. Mientras que la criatura no fue encontrada, los cazadores encontraron, junto a árboles caídos, el rastro de una serpiente de unos 40 centímetros de ancho...

Un museo de historia local tiene en su colección una gran mandíbula de serpiente, que mide 34 centímetros (13 pulgadas) de diámetro y supuestamente pertenecería a la serpiente gigante, suponiendo que haya más de una; sin embargo, muchos dicen que es solo una mandíbula de tiburón.

Takitaro

c-takitaro

El Takitaro es un tipo de pez gigante de hasta 3 metros (10 pies) de largo, que habita en las aguas del lago Otoriike en la prefectura de Yamagata. Localizado sobre los 1000 metros sobre el nivel del mar, el lago se creó gracias a un terremoto, y en el siglo XX han surgido diversas historias en torno al mismo.

Por ejemplo, se dice que en 1917un par de hombres capturaron a un pez de 1,5 metros (5 pies) de largo, tan grande como para alimentar a 20 obreros de construcción por unos 4 días. En 1982, miembros de un grupo de alpinismo observaron sobre el lago a un pez de más de 2 metros (6,5 pies) de largo, suscitando una noticia que apareció en los diarios de todo Japón.

Tres años más tarde, en 1985, un equipo de científicos fue al lago en busca del Takitaro. Efectivamente, los equipos de sonar revelaron la presencia de peces gigantes, y los científicos identificaron a algunos de esos ejemplares como familiares de un tipo antiguo de salmón, que provablemente habría quedado atrapado en el lago cuando este se formó durante el terremoto a partir de las aguas de un río. ¿Pero y los mayores ejemplares? Según se piensa, podrían ser el producto de una mutación de la susodicha especie de salmón antiguo.

Kappa

c-kappa

El kappa, o "diablillo de río", es un críptido anfibio del tamaño de un niño, que ha aparecido en el folclore japonés desde cientos de años atrás, y actualmente es considerado por la mayoría de personas como un simple mito. Sin embargo, todavía siguen surgiendo reportes de avistamientos de la enigmática criatura. Ejemplos son estos dos informes de la meridional isla japonesa de Kyushu:

Informe 1 - Huellas fangosas a la orilla del río

Alrededor de las 23:00 del 1 de agosto de 1984 en la ciudad de Tsushima dentro de la prefectura de Nagasaki, un pescador de calamares llamado Ryu Shirozaki estaba caminando a casa desde el muelle local después del trabajo. Al pasar cerca del río Kuta, se encontró con un pequeño grupo de niños jugando en la orilla del agua. A pesar de que no era del todo raro encontrar gente pescando en el río en la noche, sí era bastante sorprendente ver jóvenes allí.

Cuando Shirozaki se acercó a los niños, le llamó la atención lo extraño que apareció en el claro de luna. Podía distinguir rostros morenos, brazos y piernas inusualmente delgadas, y pieles brillantes. Suspicaz, Shirozaki les gritó mientras se acercaba, pero ellos no parecían sorprendidos y desaparecieron rápidamente en el agua.

A la mañana siguiente, cuando volvió al mismo lugar, Shirozaki descubrió un conjunto de huellas húmedas, en forma de lágrima en el pavimento cerca del agua. Las huellas parecían estar hechas de una sustancia viscosa que había empezado a coagularse bajo el sol de la mañana caliente, y se extendían por un área de unos 20 metros. Cada huella medía 22 centímetros (alrededor de 10 pulgadas) de largo y 12 centímetros (5 pulgadas) de ancho, y estaba separada de su par (la huella del otro pie) por unos 50 a 60 centímetros (aproximadamente 2 pies) de distancia.

Shirozaki y algunos curiosos inmediatamente sospecharon que las huellas pertenecían a kappas. La gente comenzó a reunirse alrededor del lugar y la noticia se extendió rápidamente por la ciudad, donde todos concordaban en que las huellas pertenecían a uno o más kappas.

Cuando los investigadores de la Policía Forense llegaron a la escena, determinaron que las huellas fangosas estaban hechas de una secreción desconocida. Tomaron una muestra para análisis de laboratorio, pero los resultados no fueron demasiado concluyentes porque la muestra era demasiado pequeña. La Policía finalmente abandonó la investigación, y el misterio de las huellas fangosas nunca se resolvió.

Informe 2 - El Inmundo Invitado

Otro reciente encuentro con el kappa se produjo el 30 de junio de 1991 en la localidad de Saito, dentro de la prefectura de Miyazaki, cuando un empleado de oficina llamado Mitsugu Matsumoto y su esposa Junko regresaron a casa por la noche. Al abrir la puerta de entrada, los Matsumotos se encontraron con un olor extraño en el interior de su hogar. En el interior, se encontraron con decenas de huellas pequeñas y húmedas alrededor de la puerta principal y en el pasillo, el baño y las dos salas de tatami. Al principio sospecharon de un ladrón, pero pronto se dieron cuenta de que nada había sido robado.

La Policía inspeccionó brevemente la casa, pero no encontró nada más que un suelo contaminado con 30 huellas, cada una de unos 7 centímetros de largo y 6 cm de ancho, con 4 o 5 dedos en los pies. Para Matsumoto, las huellas no parecían humanas, ni tampoco parecían pertenecer a cualquier animal que él pudiera imaginar.

Más tarde esa noche, cuando la señora Matsumoto ponía ropa limpia, descubrió una inusual mancha de color naranja en algunas de sus prendas de vestir. A la mañana siguiente, cuando Matsumoto inspeccionó la casa más cuidadosamente, descubrió un depósito de líquido color naranja en el estéreo portátil de una de las salas de tatami. Él tomó una muestra para llevarla al centro local de salud pública a fin de que se la analice, y los resultados indicaron que el líquido tenía un altísimo contenido de hierro y una composición química semejante al agua de manantial...

Preocupado por el incidente, Matsumoto decidió visitar a un chamán. Después de escuchar la historia de Matsumoto, el chamán le animó e incitó a no preocuparse, explicándole que los indígenas kappa del pantano que estaba cerca, a veces disfrutaban jugando bromas a los residentes locales. Los kappas eran inofensivos, dijo el chamán.

Y sí, quizá eran inofensivos, pero Matsumoto encontró casi imposible eliminar las huellas y manchas naranjas de los kappas. Ni el detergente, ni el disolvente de pintura, ni siquiera la gasolina pudo sacarlas... ¿Sería porque realmente el kappa existía y esas huellas estaban hechas de una mezcla propia del mismo?...

FUENTES: 1

Publicidad

Últimas Historias Publicadas

El horno maldito

Esta historia ocurrió en un barrio de Santa Fé capital, más exactamente en una escuela. Estaba entrando al salón de clases cuando alguien mencionó:

¿Dónde esta Gustavo?

Germán

Hola mi nombre es Antonio Cruzaley vivo en la ciudad de Mexicali B.C México lo que me pasó a mi tal vez sea difícil de creer, ya que la mayoría de la gente no cree en esta clase de cosas, por eso es que busqué esta página para poder desahogarme. Espero que les guste mi historia y espero que a ni uno de los lectores le suceda.

Blufreak

Sus ojos eran enormes y vacíos carentes de alma
Su sonrisa gigante casi dolorosa y aquel sonido desgarrador
De aquel hacha cortando la piel de aquella pobre víctima.

Demonio por Xanath Angeles

Siempre me había preguntado que había en el último piso de mi edificio, mas nunca me atrevía a subir.

Una madrugada mientras todos dormían yo no paraba de escuchar pisadas en el piso de arriba lo cual era raro ya que ese piso estaba deshabitado. La curiosidad no me dejaba dormir así que sin dudar me levanté, salí de mi casa y subí las escaleras. Se escuchaba la lluvia caer y el viento soplar.

Los ojos de la muerte (Capítulo 1)

Cristina Argibay Oujo nos envía este primer capítulo de su novela con formato blog titulada "Los ojos de la muerte". Cada sábado publica un nuevo capítulo así que si os gusta no dudéis en visitar su blog.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi