ahoolUn peligroso murciélago gigante

El Ahool es un críptido alado, comúnmente retratado como un murciélago gigante, aunque se piensa que podría ser un pterosaurio vivo o algún tipo de primate volador. El Ahool habita en lo más profundo de las selvas de Java, y ha sido visto en la mayor parte del territorio de Indonesia.

Un críptido similar y concebido como sub-especie del Ahool, se ha reportado en Nueva Guinea: es el Ropen, dotado de un largo hocico, grandes alas y una larga cresta delgada hecha de pelo levantado. Volviendo al Ahool, éste tiene cara de chimpancé o murciélago, con ojos grandes y oscuros, alas de piel roja, garras en los antebrazos y suave pelo gris por todo el cuerpo.

Características

En cuanto al tamaño, se dice que la envergadura de sus alas es de unos 3 metros, aproximadamente el doble que el zorro volador, que es la especie de murciélago más grande que se conoce...

ahool1

Respecto al comportamiento, se dice que los Ahools femeninos son muy sociables, mientras que los machos viven solos de adultos y, cuando son jóvenes, en grupos conformados por las hembras y sus crías, abandonando el grupo solo cuando han alcanzado la capacidad para reproducirse.

Los Ahools son omniveros; pero, aunque puedan alimentarse de frutas consumir grandes cantidades de carne, aprovechándose de una serie de animales que va desde los pequeños gatos hasta los humanos adultos... Supuestamente cazan a sus presas, volando sobre éstas por varios minutos hasta que encuentran el lugar propicio y entonces descienden con ferocidad, mordiéndoles el cuello y hundiéndoles las garras, con tal fuerza que a veces, según se sabe por cadáveres supuestamente dejados por el críptido, llegan al punto de fracturarles la columna vertebral...

Reportes de investigadores y teorías

ahool3El críptido fue reportado por primera vez por el Dr. Ernest Bartels en 1925. Bartels estaba explorando una cascada en las laderas de las montañas Salek, cuando de pronto un murciélago gigante voló sobre su cabeza. Dos años después, en 1927, alrededor de las 11:30 am, el Dr. Ernest Bartels encontraró con el Ahool nuevamente, esta vez él estaba acostado en la cama, dentro de su casa de paja en las inmediaciones de un río en Tjidjenkol (oeste de Java), cuando de pronto escuchó unos inquietantes sonidos que provenían de la selva. Cada vez el ruido se hacía más fuerte, como si la criatura estuviese más cerca, hasta que llegó un punto en el que sintió que la criatura estaba arriba de la cabaña, emitiendo un grito semejante a "¡A hool, a hool!"... Asustado, Bartels encendió una antorcha y salió a ver si el animal, que parecía haberse alejado un poco, seguía por ahí cerca. Vio entonces que no había nada, pero apenas 20 segundos después una especie de murciélago gigantesco emergió de la vegetación, volando hacia él, aunque no le hizo daño y siguió rio abajo, hasta perderse en la distancia...

En realidad Bartels, no solo por la velocidad a la que volaba el animal sino por su nerviosismo, no había percibido bien de qué se trataba y, recordando el ruido que escuchó cuando estaba en la cabaña, planteó que podría tratarse de una especie gigante de búho o lechuza, pero sus colegas profesionales rechazaron la hipótesis.

Posteriormente, tomando en cuenta las experiencias de Bartels, los criptozoólogos Ivan T. Sanderson yBernard Heuvelmans concluyeron que el Ahool era una forma de murciélago gigante sin clasificar. Sanderson tuvo especial interés en el Ahool porque él también se había encontrado con una criatura semejante, pero no en Java, sino en las montañas Assumbo de Camerún, en África occidental. Sanderson decía que el Ahool podría ser una variante Oriental del murciélago gigante y críptido africano conocido como el Kongamato, criatura que, según él, fue lo que vio en las montañas Assumbo.

Otros investigadores han sugerido que los Ahool podría ser una población sobreviviente de pterosaurio, un reptil volador que supuestamente se extinguió hace 65 millones de años. Como se conoce hoy en día, la mayoría de los pterosaurios tenían las alas cubiertas con una pelusa suave para evitar la pérdida de calor, cosa que no tendría mucho sentido en un clima cálido a menos que se piense que, debido a ciertos factores ambientales, no solo que sobrevivieron a la extinción en ciertas zonas sino que, una vez ocurrido esto, no mutaron para eliminar los pelos de las alas. Pero en líneas generales los pterosaurios, por más peludos que pudieran ser, no se ajustan mucho al Ahool, por lo que la mayoría de los investigadores rechazan la teoría.

Una tercera teoría, menos popular, pero que toma en cuenta las características faciales reportadas sobre el Ahool, es la de que esta bestia puede ser el primer tipo reportado de primate volador.

ahool2

Otra explicación, parecida a la de Bartels pero no igual, es la de que los reportes sobre el Ahool obedecen a errores de percepción causados por apariciones del Strix Seloputo, un tipo de búho manchado de Java, cuyas alas alcanzan una envergadura intermedia entre la que tiene el Cárabo de Eurasia y el enorme Búho Real (120 cm de envergadura...). Pero... ¿No que la envergadura de las alas del Ahool era de unos 3 metros? Afirmativamente, pero los escépticos que defienden esta teoría asumen que el miedo y la sugestión cultural hacen que el perceptor distorsione la realidad, sobre todo al momento de recordarla.

El Strix Seloputo parece un candidato especialmente prometedor para resolver el enigma Ahool: tiene una cara plana y visible con grandes ojos oscuros, remarcada por anillos de color negro o marrón y un pico que sobresale tan poco que puede de lejos parecer boca, además de que su cuerpo es de color marrón grisáceo cuando se ve desde abajo, su sonido es como "¡hoooh!" y suele cazar a sus presas de forma semejante al Ahool, además de que es muy huraño, no sale de día e incluso en la noche es difícil de ser visto, incluso para los ornitólogos...

Si se mira el asunto con cierta apertura mental, puede pensarse que lógicamente el Strix Seloputo puede explicar algunos avistamientos de Ahool, pero no todos, siendo que hay muchos y algunos tienen abundantes y precisos detalles. Por eso los criptozoólogos no toman en cuenta la hipótesis del Strix Seloputo en sus disquisiciones acerca de la posible naturaleza del Ahool.

FUENTES: 1 - 2 - 3

Publicidad

Últimas Historias Publicadas

El horno maldito

Esta historia ocurrió en un barrio de Santa Fé capital, más exactamente en una escuela. Estaba entrando al salón de clases cuando alguien mencionó:

¿Dónde esta Gustavo?

Germán

Hola mi nombre es Antonio Cruzaley vivo en la ciudad de Mexicali B.C México lo que me pasó a mi tal vez sea difícil de creer, ya que la mayoría de la gente no cree en esta clase de cosas, por eso es que busqué esta página para poder desahogarme. Espero que les guste mi historia y espero que a ni uno de los lectores le suceda.

Blufreak

Sus ojos eran enormes y vacíos carentes de alma
Su sonrisa gigante casi dolorosa y aquel sonido desgarrador
De aquel hacha cortando la piel de aquella pobre víctima.

Demonio por Xanath Angeles

Siempre me había preguntado que había en el último piso de mi edificio, mas nunca me atrevía a subir.

Una madrugada mientras todos dormían yo no paraba de escuchar pisadas en el piso de arriba lo cual era raro ya que ese piso estaba deshabitado. La curiosidad no me dejaba dormir así que sin dudar me levanté, salí de mi casa y subí las escaleras. Se escuchaba la lluvia caer y el viento soplar.

Los ojos de la muerte (Capítulo 1)

Cristina Argibay Oujo nos envía este primer capítulo de su novela con formato blog titulada "Los ojos de la muerte". Cada sábado publica un nuevo capítulo así que si os gusta no dudéis en visitar su blog.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi